« Home

Las pseudociencias

Las pseudociencias, o paraciencias, o masturbaciones mentales, son, básicamente, una serie de (des)conocimientos (más bien creencias), que intentan ser consideradas serias, en ocasiones, como en el caso de la parapsicología, hasta ciencias, saltándose a la torera todas las leyes físicas, biológicas, lógicas…que no encajen en su personal razonamiento.
Suelen rechazar y demonizar a la ciencia, dogmática para ellos. El título “científico” es calificado normalmente de modo peyorativo. Sin embargo, cuando intentan aumentar en credibilidad, se inventan títulos que parecen serios. En otras ocasiones, utilizan su licenciatura o titulatura para darse credibilidad, aunque la carrera cursada poco tenga que ver con el tema tratado (hay periodistas, médicos, psicólogos…estudiando (ejem) fenómenos físicos).
Es decir, rechazan la ciencia “oficial”, ya que no reconoce sus elucubraciones, pero cuando pueden, utilizan esa frase tan socorrida, “comprobado científicamente” (generalmente, sin que esto sea cierto). Creo que este es un buen ejemplo de hipocresía.
Explicaré aquí lo que ellos entienden como “ciencia dogmática”. Para los pseudocientíficos, todo es posible. No importa lo ilógico y las leyes físicas que quebrante…todo es posible. Desde aquellos partidarios de la racionalidad y la lógica, se recuerda constantemente lo absurda de la mayor parte (por no decir todas) de las teorías pseudocientíficas. El alegato, generalmente, de la imposibilidad por la trasgresión de lo que la ciencia dice en ese tema (ya sea historia, biología…), se toma como un dogma de la ciencia. Sin embargo, toda la ciencia es proclive a ser modificada. Pero para ello, hay que cumplir una serie de requisitos, como proponer alternativas mejores a lo establecido.
De hecho, las pseudociencias están basadas en dogmas. Hay que tener fe para creerse los planteamientos de las mismas. Por ejemplo, en el caso de los extraterrestres, en lo que se tiene, únicamente, testimonios de gente que vio algo que no sabían lo que era, fotos borrosas, y las conspiraciones de Benítez a lo Expediente X.
Para poner un ejemplo explicativo, muy llamativo y conocido, de todo lo que acabo de soltar, utilizaremos el fenómeno de las psicofonías.
Cualquiera que de buena fe se dedique a buscar psicofonías con su grabadora por inhóspitos lugares, probablemente se dará con un canto en los dientes, y no conseguirá ninguna prueba de esas “voces espectrales”. Los parapsicólogos, expertos en el tema, le dirán que es muy difícil conseguir psicofonías, que no se preocupe por no conseguirlas. Sin embargo, estos entendidos, como Sinesio Darnell (por ejemplo), tienen cientos o miles de psicofonías. Una enorme cantidad de voces difíciles de conseguir, obtenidas en ambientes no controlados, probablemente junto un equipo humano favorable a ese fenómeno, pero de indudable credibilidad. Da un poco igual que se salten un par de leyes físicas de esas tan básicas.
A priori, esta situación huele.
Estas voces, de dudoso origen, no sólo nos hablan inteligentemente respondiendo a nuestras preguntas, sino que hasta son capaces de predecir el futuro. Un par de leyes más a la basura.
Además, según Sinesio Darnell, estas voces, a diferencia de las humanas obtenidas mediante una grabadora, no llevan asociada una frecuencia. Son voces que no hacen vibrar el aire a su paso, pues. Es un sonido, que no lleva asociado una frecuencia. Esto las diferencia, según Darnell, de voces humanas (y según la física de cualquier otro sonido). Bueno, el tema de ondas a la papelera.
Este fenómeno esta avalado por la parapsicología científica (ojo, la científica. La otra no), como nos recuerda hasta la saciedad Santiago Vázquez cuando habla de este tema en su programa de radio “Mas Allá de la Realidad”.
En definitiva, tenemos unas voces obtenidas de forma no controlada, fácilmente falseables sino fuese porque no llevan asociada una frecuencia, donde su naturaleza contradice muchas leyes físicas, que demuestran la vida después de la muerte, la futurología, el valor de la experiencia y la inutilidad de la ciencia “oficial” y su método científico. Para ello se ha valido, como no, de objetos propiciados por el avance científico que curiosamente cumples las leyes establecidas actualmente.
De esta manera es como quieren sustentar sus creencias, pues de otra forma parece ser que se caen.
En fin, esto es la pseudociencia.

0 Responses to “Las pseudociencias”

Publicar un comentario



© 2006 Master Of Puppets | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.
Learn how to make money online | First Aid and Health Information at Medical Health