Aprovechando que pasa por Valladolid

Esta representa mi primera investigación en el mundo de las pseudociencias, concretamente, en la rama de la criptozoología, en el 2003.
Mucha gente ha oído hablar, incluso ha imaginado ver, o se ha lucrado entorno, del monstruo del lago Ness.

Pero, en Valladolid, nadie habla ya de este ser. No. En Valladolid, tenemos nuestra propia bestia negra.

El Monstruo del Pisuerga

La primera vez que me aventuré a viajar hasta la esplendorosa ciudad de Valladolid, lo hice teniendo en mente las fascinantes historias que sobre el río Pisuerga se contaban.

Gnomos, hadas, bigfoots, yetis, mothmans, chupacabras, ingleses… por esos lares circulaba de todo. Pero, lejos de ir a admirar esas criaturas (para eso están los zoológicos), yo quería adentrarme en la investigación de un monstruo particularmente cruel y voraz, que algunos escépticos, junto con los poderes fácticos del final de la era Tokugawa, y los hombres de negro querían ocultar.

Me estaba, pues, jugando la vida al intentar desentrañar tal misterio, y dar a conocer la VERDAD en mi libro, 13 euros más gastos de envío (sin IVA).

Diario de Campo

En el original, sin tildes y con muchas más faltas de ortografía.

13 de Octubre

Yo nunca había estado en Valladolid. Me encontraba perdido entre esa maraña de gente que inunda las ciudades grandes, las capitales de provincia.

Al arribar a la estación del norte (en la parte superior en el Monopoly), decidí, instintivamente, y después de ver una señal que me indicaba el camino, ir hacia mi izquierda. Tras varios minutos caminando, pude comprobar que mi intuición no se había malogrado con los años, y que la señal decía la verdad. Estaba frente al contenedor de ese maravilloso misterio que pronto desdeñaría.
Un escalofrío recorrió entonces mi curtida piel. El vello de mi cuerpo se ereccionó, y de mis ojos surgió una lágrima. Esa repentina ráfaga de viento me recordó que estabamos en Otoño.

Como buen investigador que se precie, recorrí la ciudad en busca de información testimonial acerca de este cada vez más preclaro ser.

Los ciudadanos huían completamente aterrados al inquirirles sobre el tema. Nada fructuoso obtuve en aquella tarde. Pronto, comenzó a llover. Me fui hacia una esquina, para resguardarme, y de mi gabardina saqué un paquete de tabaco. Puse uno de los zarandeados cigarrillos en mi boca, y lo prendí con aquel zippo que a mi mente traía lejanos y dolorosos recuerdos. Miré al cielo, y me cercioré de que aquella estampa bien se merecía un blues.

14 de Octubre

Me desperté en aquella posada barata, la investigación de estos temas no suele reportar mucho dinero, y debía despistar a aquellos que me seguían la pista, proteger mi vida.

La dueña de la posada me habló de un bar donde se servían unos muy buenos carajillos, ideales para las frías mañanas. En ese momento, vino a mi cabeza la idea de investigar por ese recinto, con el fin de encontrar un rastro que seguir en mi investigación.

Unas copas después, me aventuré a preguntar por allí, sin mucho éxito al principio. Sin embargo, tras varios entrevistados, un hombre, pequeñito como un pigmeo, y arrugado por la edad, me comentó lo siguiente:

-Yo no sé si habrá mostruo o no, pero el Pisuerga ta’ lleno mierda.

¡Claro! Ahora estaba todo más lúcido en mi mente. La contaminación debido a los años y años de vida de una ciudad tan grande como Valladolid debían de haber provocado el nacimiento contranatura de tan terrorífico ser.

Pero, no podía seguir allí por más tiempo. Alguien me seguía. Debía escapar como fuese, pero sin llamar demasiado la atención. Salí por la puerta principal, y me alejé raudo. Nadie me siguió. Corría demasiado rápido para ellos.

Volví a mi posada. Ya era hora de comer. La insípida sopa que nos sirvió la dueña, no calmó del todo el hambre provocado por una mañana de intensas investigaciones. Pero, no podía derrochar el dinero.

Me fui hacia mi habitación para meditar sobre la nueva información aportada.

La contaminación, igual que había hecho con Godzilla y “el vengador tóxico”, generó una mutación inesperada en algún tipo de criatura que habitaba ese río. Esta es, por lo menos, la teoría más plausible.

Aunque, no es de buenos investigadores precipitarse en las conclusiones. Así que, silenciosamente, y procurando llamar en lo mínimo la atención, me aproximé al río, junto con un sobre de azúcar y una cucharilla, que previamente había usado para remover el café, y recogí unas muestras de aquel líquido, cuya textura y sabor eran inusuales en el agua.
Un par de llamadas bastaron para que, los mismos laboratorios que analizan los anillos de J. J. Benítez, se encargaran de esta agua.

Fui hasta una oficina de correos, y deposité el paquete, un paquete que sería odiado por muchos, querido por otros muchos, y que cambiaría las concepciones del mundo moderno, aúna riesgo de mi vida, para hallar la verdad.

15 de Octubre

Mi reloj marcaba las nueve de la mañana. Claro que, hacía dos años que no le cambiaba la pila, así que siempre marcaba las nueve de la mañana.

Me dispuse a realizar una llamada a los laboratorios, con el fin de esclarecer un poco más este caso. La conversación transcurrió así:

- Hola, soy Jon…Lolo Salas. Le llamé ayer, para el análisis de unas muestras de agua. Quería saber si ya tenían los resultados.
- ¿Eh?... ¿pero qué muestr…? Ah, sí, esas muestras… si, ya tenemos los resultados claro. ¿Qué decía que estaba buscando en esas muestras?
- Grandes dosis de contaminación.
- Ah, si, es verdad. Si, hay mucha contaminación. Muchísima. Hay más contaminación que agua.
- Ah, vale, gracias.


Los laboratorios habían confirmado mis sospechas. Cantidades industriales de contaminación capaces de falsear en varios siglos una muestra analizada por le método del carbono 14.

16 de Octubre

Tras la alegría de los laboratorios, que celebré jocosamente, continué investigando.

Una persona, amigo personal de años atrás, a quien no conocía de nada, y el a mi tampoco, pero que era un alto mando de la escuela de caballería, y tenía acceso a documentos ultrasecretos del ejército del aire español, así como a investigaciones científicas silenciadas por el poder, hizo llegar hasta mí varios papeles, con inquietantes verdades entorno al caso que estaba investigando.

Nunca seré capaz de agradecer a este gran amigo desconocido para mí, el valor demostrado al entregarme esos documentos, arriesgando su propia vida.

Esos documentos, que poseo pero que no puedo mostrar ahora, y que serán mostrados en su momento, aún a riesgo de mi vida, demostraban el interés de diversos ámbitos científicos y del ejército por este monstruo.

De nuevo, debía celebrar este nuevo éxito.

17 de Octubre

No me encuentro del todo bien. Pero la vida del investigador serio, perseguido por los hombres de negro con el fin de ser silenciado, y buscador de la única verdad válida, es dura.

Había colgado en la red toda la información contenida en esos documentos, aunque no los documentos mismos, una muerte casi segura a fin de silenciarme.
Esa fue la razón de que un extraño visitante llamase a mi puerta.

La tensión que mi superultramusculación se hacía visible. ¿Quién podría ser, y que coño querrá a estas horas?

Abrí la puerta, aunque con cautela, y observé a un hombre, que, pese a su Panaman Jack multibolsillos, y esa mirada como perdida, me trasmitió confianza.

Invitelo a pasar, y raudo me explicó el motivo de su visita. Había visto la información que pululaba sobre este caso en Internet, que yo había subido, mientras copiaba párrafos de textos para su nuevo libro, y, muy amablemente, me entregó otros documentos ultrasecretos, con el distintivo fotocopiado del ejército del aire, sobre el monstruo en cuestión.

No puedo decir quien fue el que me entregó estos documentos, para no poner en peligro la vida de ese maravilloso ufólogo navarro, licenciado en ciencias de la información, y escritor de varios libros, todos un éxito, con más de nueve millones de libros vendidos en todo el mundo.

Se tenía que ir, había queda con un estudio de efectos especiales vasco, o algo así, y, además, no debían verle conmigo, su vida correría peligro.

Una vez que se fue, me dispuse a leer esos documentos.

Era increíble. El ejército no solo se había interesado en investigar al monstruo, sino que lo utilizaba como arma de guerra, en las más conocidas batallas de este siglo pasado, como muestra la fotografía (fue, quizás, la causa por la que pudimos derrotar a Dark Vader).

Pincha en la imagen, nen

La estrategia utilizada en las batallas era soltarlo y que se comiese a la gente. Porque, este bicho, además de ser mitad pulpo, mitad calamar, como también se indica en los documentos, y nacer a partir de las grandes dosis contaminantes del Pisuerga, como indica mi irrefutable teoría, se comía a la gente.

Es más, ahora, en tiempos de paz, cuando no es necesario su uso, hay que seguir alimentándolo. Así que, hay una persona especialmente al cargo de este monstruo, que oculta sus atroces crímenes, e insta a los paseantes a acercarse a las orillas del Pisuerga.

Leer estas dos páginas, me ha agotado. He de ir a celebrarlo.

18 de Octubre

Me he acercado a las orillas del Pisuerga, con el fin de realizar unas psicofonías, para oír lo que las víctimas del monstruo me tienen que decir. Además, traigo un saco de cemento, y un poquito de agua, para ver las caras que se forman en ese maldito lugar.

Sin embargo, al conectar mi grabadora, no capto esas voces de ultratumba que esperaba captar, sino algo que aupará mi investigación.

Bájate la grabación aquí

Un hombre, en actitud claramente jocosa, habla con el monstruo, como hay gente que habla con los perros o los gatos, inquiriéndole sobre el destino de su víctima.

Esto me sorprendió enormemente, así que, como llevaba el kit completo del perfecto investigador, saqué mi cámara, con el objetivo desenfocado, especial para fotografiar aves y hacerlas pasar por OVNI, y fotografíe al monstruo del Pisuerga. Desgraciadamente, se velaron esas fotos de mi cámara digital.

Ya con suficientes pruebas, hice mi macuto, y me volví a mi casa.

Conclusión

El monstruo del Pisuerga está ahí, existe, aunque algunos lo intenten silenciar. Es muy real, tan real como mi ética.

1 Responses to “Aprovechando que pasa por Valladolid”

  1. # Anonymous Anónimo

    hablas de monstruos? el peor monstruo es la ignorancia que dia a dia se va carcomiendo como una peste nuestro planeta va dejando a la humanidad como cosas sin sentido que dia a dia se levantan con un proposito de hacer algo sin saber si eso es lo que realmente quieren en sus cochinas vidas  

Publicar un comentario



© 2006 Master Of Puppets | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.
Learn how to make money online | First Aid and Health Information at Medical Health