Las dos caras de los mentirosos

En el mundo de los engañabobos, estos han de mantener las formas en torno a sus feligreses. No pueden permitirse salidas de tono frecuentes, han de ser respetuosos y tener una ideología acorde a nuestro tiempo, políticamente correcta. Esto no es siempre un valor de la persona independientemente de su trabajo. Así que es frecuente observar cambios aparentes de mentalidad en alguno de estos charlatanes. Así pues, tenemos a Pedro Amorós, quien se enojo al ver su nombre reflejado en un artículo de “El retorno de los charlatanes”, y así se lo hizo saber a Mauricio-José Schwarz. Por aquel entonces, Pedro era un inocente corderito, que hablaba sin conocimiento de causa (pero en todos los temas que tocaba). Y así, vio impotente como le caían del cielo, como por arte de magia, una enorme y descomunal somanta palos, retratada en una serie de entradas que mostraban las mentiras del charlatán en cuestión. Ante esta nueva experiencia que Pedro sufrió en sus carnes, su reacción fue inesperada (supongo) por sus sectitas, aunque esperada por los escépticos. Cavó un hoyo y metió la cabeza mientras le daban patadas en el culo (síndrome Benítez). Y así, nos mostró su faceta cobarde, como ya lo habían hecho antes Juan José Benítez con sus bases lunares e Iker Jiménez mintiendo para conseguir apoyo científico a su “alerta OVNI”.

Pues bien, no solo los flipaos de los OVNI y aquellos que se graban diciendo cosas como “agüita” nos muestran su verdadera personalidad de cuando en cuando. Médium, curanderos, videntes… un enorme elenco de “profesionales” del engaño también nos permite ver su verdadero modo de pensar, generalmente mediante deslices, bien a la hora de hablar, bien a la hora de escribir.

En la lista de correo [zonaespirita], se publicó un mensaje con un fragmento de un libro, “El Eterno Mensaje de la Montaña”. El texto trataba sobre la enorme bondad de Jesús (el tipo este… cómo se llama… salvador de los cristianos), y, en definitiva, sobre la bondad del cristianismo (de palabra, claro). Pero, en él, podemos encontrar algo tal que:
“Una incontable multitud de criaturas enfermas y necesitadas se aglomeraban allí: ciegos, sordos, mudos, paralíticos, leprosos, en fin toda la escoria del mundo.”
“Toda la escoria del mundo”... no sé, yo a los enfermos no los suelo considerar escoria. Si considero escoria, por ende, a los médium, videntes, curanderos… esta gente que, muchas veces, se aprovechan de personas enfermas para lucrarse (con lo que no es extraño, una vez dicho esto, que los consideren escoria). También considero escoria “El Código Da Vinci”… pero eso ya lo he tratado en otro post.

Por cierto, este libro, copypasteado directamente del mensaje, tiene los siguientes autores:

Autor espiritual: León Tolstoi
Médium psicográfica: Celia Camargo

Así que, podemos determinar sin margen de error alguno, que la autora es Celia Amargo, de profesión, engañabobos. He buscado en Google información sobre esta chavalina, pero no aparece nada. Y, ya se sabe, que si no apareces en Google, no existes (háztelo mirar).

Resulta irónica, contrasta significativamente, tal desprecio hacia los enfermos en un texto donde la moraleja es “HAZ A LOS OTROS TODO LO QUE QUIERAS QUE ELLOS TE HAGAN”, donde la temática de fondo es la caridad.

Y ahora, para llenar un poco de espacio, todo el texto en el que está basado el post (para quien quiera leerlo). Así, de paso, pueden, quienes hallan leído a Tolstoi (yo no), determinar si es creíble eso de “autor espiritual”, si tiene un estilo de narración parecido.

El Paralítico

"Pues, todo cuanto queréis que los hombres os hagan, así también
haced vosotros a ellos; porque esta es la ley y los profetas.",

(Mateo, cap. 7:12)

Hace mucho tiempo, en Judea, vivía un joven llamado David. Nació
sano, tuvo una infancia alegre y descuidada y la juventud llena de
placeres y diversiones.
Era fuerte, guapo y elegante, razón por la cual las mujeres se
apasionaban perdidamente por él.
Pero, una mañana de invierno despertó con cierta debilidad en las
piernas, acompañada de horribles dolores que lo obligaron a
permanecer en la cama.
Al cabo de una semana, intentó levantarse, pero no lo consiguió. Los
médicos consultados, le recomendaron tisanas, ungüentos, baños y
masajes; pero nada de eso fue eficaz para aliviarle la dolorosa
situación.
David, al percibir que ya no podría tener una vida normal como
cualquier otro joven de su edad, se dejó dominar por una gran
desesperación. Lloró mucho, debatiéndose en angustias inenarrable.
Con todo, después de algunos meses, se conformo con lo que no podía
cambiar: estaba paralítico.
La alegría desapareció, volviéndose una persona triste y melancólica.
A pesar de la desgracia que lo alcanzó en pleno florecimiento de las
esperanzas, poseía un corazón bien formado y sentía piedad de las
otras personas, pese a su propio sufrimiento.
En cierta ocasión oyó hablar de un profeta, que andaba curando
ciegos, sordos, cojos y desfigurados, endemoniados (obsesores) y
hasta leprosos, y quiso con vivo interés conocerlo.
Al ser informado de que ese hombre – conocido como Jesús de Nazaret,
un carpintero Galileo – se aproximaba a su ciudad, deseo
ardientemente ir a su encuentro. También quería ser curado por él,
como ya ocurrió con tantas personas.
De familia muy pobre y sin recursos para alquilar un carruaje que lo
llevara más confortablemente, suplicó a su hermano, Jacobo, que
improvisara una camilla y lo llevase al encuentro del carpintero
Galileo.
Al principio el hermano se negó. No creía en milagros y temía
alimentar falsas esperanzas en David, pues sabía que su enfermedad
era irreversible. Sin embrago, éste insistió tanto que él acabo
accediendo.
Salieron al otro día muy temprano, acompañados de otras personas que
también deseaban conocer al rabí. Por el camino encontraron más
gentes, muchas de ellas enfermas, que se dirigían para el mismo lugar
donde estaría Jesús. Al aproximarse al sitio, avistaron a un gran
número de personas.
Bajo un intensa expectativa, se acomodaron lo mejor posible, dadas
las circunstancias y se quedaron también esperando.
Una incontable multitud de criaturas enfermas y necesitadas se
aglomeraban allí: ciegos, sordos, mudos, paralíticos, leprosos, en
fin toda la escoria del mundo. Todos traían estampada en el rostro la
secreta esperanza de ser curados por el profeta Nazareno.
Al lado de David, un pobre infeliz también aguardaba como tantos
otros. Se pusieron a charlar y David llegó a saber que Jonás, además
de paralítico, también era ciego. Completamente enfermo, que en poco
tiempo, lo redujera a aquella condición atroz. Tan sólo conseguía oír
y hablar. Nada más.
David sintió profunda compasión por el pobre hombre que estaba allí
casi en la condición de un vegetal. El, David, por lo menos podía
mover los brazos a voluntad, hacer alguna tarea con las manos,
ayudando a Jacobo en el mantenimiento de la casa; veía y apreciaba lo
que ocurría a su alrededor, participando. Sólo que no podía andar con
sus propias piernas. Imaginó como debía de ser triste la vida de
Jonás, sumergido en las tinieblas eternas.
En ese momento el ruido de la gente indicó que el profeta se acercaba
y se callaron. De donde estaban, podían ver toda la gente que se
agitaba sufrida y ansiosa. La figura majestuosa que asomó de la dejó
a David muy impresionado. Al caminar, posó su mirada en el pueblo,
que se aquietaba por completo.
Se vestía con mucha sencillez, con una túnica de tejido rústico. Los
cabellos castaños, repartidos a la costumbre nazarena, descendían
hasta los hombres, y traía tanta paz y ternura estampadas en el
rostro que David se enterneció. Al ver aquellos ojos que eran dos
pedazos de un cielo muy azul, el joven sintió ímpetus de arrodillarse
a los pies del maestro galileo, no lo pudo hacer debido a sus
precarias condiciones, que no se lo permitían.
El profeta comenzó a hablar con voz tierna y acento inolvidable. Bajo
la suave brisa que soplaba. David sintió una inmensa paz invadiéndole
el corazón.
Mientras Jesús hablaba, la gran masa humana se dejaba prender bajo el
magnetismo de aquella figura extraordinaria.
"Bienaventurados los humildes de espíritu, porque de ellos es el
reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran porque ellos
serán consolados."
El llamado de Rabí a todas las criaturas tristes y desesperadas
repercutió en el alma de David, sensibilizando hasta las lágrimas.
Miró a su alrededor y vio que muchos de los que estaban allí, al
igual que él, también lloraban emocionados.
Y El continuó hablando y explicando su doctrina al pueblo hambriento
de consuelo y de paz. Cuando terminó su charla, el Profeta Nazareno
comenzó a atender, imponiendo las manos diáfanas sobre la cabeza de
cuantos se aproximaban.
La multitud se agitó. Como todos deseaban acercarse al maestro, se
formó un gran tumulto. Jesús curaba sin cesar, pero era muy difícil
llegar hasta él. Las personas se apretaban con ansias de ser
atendidos. En la confusión que se estableció, David consiguió
aproximarse conducido por Jacobo. El rabí curaba desde hacía horas y
se fisonomía demostraba cansancio.
Un hombre que estaba siempre junto a él y que decían que era uno de
sus discípulos, un pescador de nombre Simón Barjonas, afirmó con voz
muy fuerte: el Maestro necesita retirarse. Sólo atenderá a una
persona más.
David sonrió. Estaba muy cerca del nazareno y con seguridad sería él
el beneficiado.
En ese momento, mirando al lado, vio al pobre infeliz paralítico
Jonás, con quien estuviera hablando mientras aguardaba y por quien
sintiera un sincero afecto, y se sintió lleno de infinita compasión.
El compañero ni siquiera podría tener la felicidad que le fuera, de
ver la figura majestuosa del Maestro galileo, allí tan cerca, ya que
aparte de todo lo demás, era ciego.
Jesús dijo un poco antes: "Pues, todo cuanto queréis que los hombres
hagan por vosotros, haced así vosotros también por ellos; porque esta
es la ley y los profetas."
Buscó con la vista al rabí de Galilea, que lo miraba con ojos serenos
y tiernos. Las palabras oídas hacia poco de la boca de Jesús
repercutían aun en sus oídos y sintió, en lo más hondo del alma, que
el mensaje le sería suficiente para toda la vida. Ser curado ya no le
parecía tan importante.
Sonrió al Maestro y se giró hacia el paralítico a su lado. Jesús lo
entendió, sin necesidad de palabras.
Acercándose más, el profeta colocó la mano suavemente sobre la cabeza
de David.
El joven sintió un nudo en la garganta y las lágrimas le inundaron el
rostro, tal era la emoción que lo dominada en aquel momento supremo.
Entendió la lección y percibió que el Maestro aprobaba su gesto.
Enseguida, el rabí se dirigió a Jonás, que intentaba entender lo que
estaba sucediendo en aquel momento a su alrededor e, imponiéndole la
mano en la cabeza, le ordenó:
-¡Levántate y anda! Estás curado.
Bajo gritos de alegría, el hombre se levantó del lecho improvisado,
exclamando:
-¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Estoy curado! ¡Estoy viendo! – lloraba y reía,
reía y lloraba.
El Nazareno se alejó en vuelto por la multitud y en poco tiempo el
lugar quedó desierto.
David, aunque no había sido curado, volvió a casa satisfecho. Jacobo
no entendió lo que pasó ante sus ojos, considerando un absurdo que el
hermano no hubiese aprovechado la oportunidad que tuvo, estando cerca
de Jesús.
David permanecía callado y pensativo durante todo el trayecto de
regreso a la aldea, ni siquiera se daba cuenta de las recriminaciones
del hermano. Las palabras que oyera de la boca del Mesías (ahora no
tenía ninguna duda de que lo fuese realmente) le proporcionaría
infinito consuelo y resignación ante los infortunios. Renunció a la
única oportunidad que tuvo de ser curado milagrosamente por el
Maestro galileo, pero eso ahora ya no le parecía que tuviese tanta
importancia. Una nueva luz le nació en su interior clarificando la
comprensión de sus problemas.
Regresó a su localidad resignado y dispuesto a proseguir soportando
la enfermedad, confiando en aquel Dios que era todo amor y
misericordia, al cual Jesús se refería.
Al llegar a casa, cuando el hermano Jacobo lo ayudaba a dejar la
camilla improvisada para acomodarse en el lecho. David percibió lleno
de júbilo - ¡oh! ¡Maravilla! -, que también podía andar, pues, de
igual manera, había sido curado, merced a la infinita bondad de aquel
Maestro Jesús, que era todo compasión por los sufridores.
En ese momento, profundamente emocionado, David recordó las palabras
que él le dijera y que permanecerían grabadas en su Espíritu para
siempre:

-"HAZ A LOS OTROS TODO LO QUE QUIERAS QUE ELLOS TE HAGAN."

Because he's on fire

Debido al gran éxito de la vomitiva novela de Dan Brown, “El Código Da Vinci”, la mayor diarrea “literaria” que he leído, se edita el primer libro de este desastre con máquina de escribir, “Ángeles y Demonios”, donde esta vez la secta (en el idioma magufo “sociedad secreta”) es la Illuminati. Se reedita, pues ya existe, pero en edición de bolsillo.

No he leído este libro (ni lo pienso leer), pero me da en la nariz que nada tiene que ver con la película del mismo nombre (una pequeña joyita (para quien le gusta este tipo de cine, claro)).
Estas sectas, o sociedades secretas, parece ser que dominan el mundo. Grandes personajes de la historia (supongo que en contra de la opinión de algunos historiadores) han pertenecido a ellas.

Estas aptitudes de las “sociedades secretas” son conocidas y divulgadas tan sólo por una selecta parte de la población, que no se rasga las vestiduras en proclamarlo a los cuatro vientos, siempre, claro está, que compres su libro. Curiosamente, estos elegidos tienen nombres recurrentes. Juan José Benítez, Bruno Cardeñosa… celéberes nombres dentro del particular universo OVNI, que se pasean por aquí, para comprarse otro Mercedes, supongo.

Al parecer, Walter (Bush), Herber (Bush senior), Kerry (J. F. K.), la gallina caponata… han pertenecido a una sociedad secreta estudiantil llamada “Skull and Bones” (sobre la que se han hecho un par de películas (“The Skulls”)).

¿Por qué alguien se asocia para formar un grupo estudiantil?, ¿cuál es su fin?

La respuesta es sencilla. Cuando éramos pequeños nos gustaba jugar a cosas como “el burro”, “la mosca” y demás juegos violentos, y, según vamos creciendo, nos aficionamos a juegos de cartas o de tablero. Ahora, imaginaos todo eso ejecutado por un grupo de universitarios borrachos sin el más mínimo sentido de la decencia. Eso es una “sociedad secreta”. Su finalidad, el ocio.

Un símil de estas sociedades serían los grupos de amigos, conocidos popularmente como “coleguillas”. Para unirte a él, primero has de ser aceptado por sus miembros, los colegas, y pasar una pequeña prueba, un bautismo de fuego, emborracharte con ellos (por ejemplo). Una vez dentro, tienes determinados privilegios, dependiendo de donde trabajen los sectarios. Si tienes un amigo que trabaja en una oficina (por ejemplo), no tendrás que comprar papel para la impresora nunca más.

Volviendo al tocho de papel inundado de palabras incorrectamente colocadas, “El Código Da Vinci”, su enorme éxito se da, en mi opinión, por el tema que trata. Que sea verdad o no lo que se expone, y que esté bien expuesto, se la suele traer floja al lector (como si se la pica un pollo). Para que nos entendamos, es una película comercial norteamericana “mala” (pésima, basura, un asco, lo más repugnante que pueda haber en el mundo del celuloide (como se suele decir al comer un bicho, “Ummm, repugnante pero asqueroso”)), con un fondo de una película de espías inglesa de los 70 (de Michael Caine), y con un tema “muy de nueva era”. Todo esto, metido en la Turmix, y aderezado con una prosa insulsa, da como resultado un libro como “El Código Da Vinci”.

Recuerdo una frase de la serie de animación “Cowboy Bebop”, en la que el protagonista, Spike Spiegel, antes de enfrentarse a unos mafiosos, dice:

“Mi ojo derecho es de cristal, lo perdí en un accidente. Desde entonces, mi ojo izquierdo mira hacia el presente, pero el derecho está puesto en el pasado”.

Pues sobre “El Código Da Vinci” es mejor no poner ningún ojo, no se os vaya a caer.

La razón por la cual vuelvo a tratar con esta cosa que algunos llaman obra, es, ni más ni menos, por la enorme expectación que entre los divulgadores de la pseudociencia (pseudoperiodistas, pues, al fin y al cabo, están difundiendo como verídico algo que no lo es) está creando. Nos han inundado de libros cuyo motor de venta es “El Código Da Vinci”. En las revistas de divulgación pseudocientífica no paran de hablar del tema. Entre los magufos se augura un “cambio de mentalidad” en la población debido a tal amalgama de materia orgánica virtualmente inútil. Que semejante mierda llegue a ser el libro más vendido no sólo en Estados Unidos, sino también en varios países europeos, es algo preocupante.

Supongo que se debe a la falsa premisa de que leer, sea lo que sea, es bueno. Así, no importa que sea un cómic (como “Lobo”, que trata de un extraterrestre sádico y bebedor, que se cargó a todos los de su especie para poder decir que es “un tipo singular”), un libro de chistes verdes (“la bolas de Billar tienen pelos, ¿verdad Billar?), La Sagrada Biblia (no sé si habéis oído hablar de ella…), la etiqueta del champú (“Lavar y aclarar. Repetir si se desea”), o una gran obra literaria (“hízolo así, y le fue muy bien).

Y, que mejor forma de acabar con este texto, que tal como lo hacía Don Juan Manuel en “El Conde Lucanor”:

Y porque entendió don Jony que este ejemplo era muy bueno, hízolo escribir en este blog e hizo de ello esta frase que dice así:

La letra con sangre entra, pero sólo con buenas y amenas lecturas le cogemos cariño



CODIGO DA VINCI, ELANGELES Y DEMONIOS

Sozialismo nacional

Hoy, mientras miraba el correo electrónico, encontré un correo que se titulaba "Me atrevo a pediros que, cuando queráis atentar contra España, os situéis, previamente, en el mapa". Sobran comentarios personales. Los comentarios en rojo venían con el correo (no son míos).

Carta de Carod Rovira(ERC) a ETA: ETA, Kataluñatik kanpora! (¡ETA, fuera de Catalunya!)

Hacía meses que temía tener que redactar este artículo. Temía defender de nuevo las razones de los catalanes con nuestra arma más potente, la palabra. Temía contraponer los argumentos a las bombas. Pero vi el de Vic. Oí el de Vic. Sufrí el de Vic. Y no puedo callar. Debo alzar mi voz de independentista contra la de otros pretendidos independentistas. Debo hacerme oír con los que defienden el derecho de todos los pueblos del mundo a decidir su presente y su futuro sin ingerencias, frente a unos extranjeros que quieren hacer creer que hacen ondear el mismo estandarte, pero que lo hacen con violencia y en mi país. ¿En nombre de qué? ¿En nombre de quién? ¿Con qué derecho? ¿Quién os autoriza?

Cada maestrillo tiene su librillo (Cada terra fa sa guerra), ésta no es vuestra tierra, ni esta forma de luchar es la nuestra. Habéis vuelto a manchar con sangre inocente este país. Habéis vuelto a interferir nuestro lentísimo proceso hacia la liberación nacional, sin que os importara en absoluto nuestra situación como pueblo, el estado de nuestra conciencia colectiva, la complejidad enorme de nuestro contexto, las dificultades constantes en que debemos potenciar nuestro mensaje todos los que, desde siempre, contra toda adversidad, trabajamos para que la nación catalana figure con un color propio en el mapa de Europa. (pues lo llevais claro) Habéis demostrado mofaros del concepto de internacionalismo y que la solidaridad entre los pueblos, incluso entre los pueblos oprimidos, ocupados, expoliados, descuartizados, por los propios estados, como es el caso vasco y catalán, os da exactamente igual.

No obedecéis más lógica que la vuestra, ni otros intereses que los vuestros. Pero, ¿sobre qué podéis basar una lógica que desprecia, con toda impunidad, con toda la fanfarronería típicamente española, la lógica de los otros, en su propia casa? ¿Cuáles pueden ser estos intereses que van, objetivamente, contra los intereses de otro pueblo, tan oprimido como pueda estarlo el vuestro, en su propio territorio? A ver si de una puñetera vez, al margen de la dialéctica, por cierto tan española, de los puños y las pistolas (¿que la dialectica de los puños y las pistolas es muy española? Flipando. Yo creía que llevabamos 50 años siendo asesinados por etarras, y no al revés ¿no?), sois capaces de entenderlo: los vascos no sois españoles (¿quien es quien para hablar y decidir en nombre de todo un pueblo?). De acuerdo. Pero los catalanes, tampoco (Porque tu lo digas..). Y con acciones como ésta no hacéis más que españolizar Catalunya. Convertís los Països Catalans en tierra enemiga y a sus habitantes, en gente hostil. Y no lo somos. Deberíais saberlo.

Cada bomba vuestra en nuestro país es una bomba contra el pueblo catalán, un torpedo contra la línea de flotación del independentismo catalán. (lo único que le importa es que los atentados son malos para el independentismo) Los avances políticos que vamos logrando, la victoria progresiva que vamos obteniendo en las conciencias de los ciudadanos, día tras día, se hunden gracias a vosotros. Quien sale perdiendo con ello somos nosotros. Es la Catalunya nacional, y las personas concretas, quienes sufren los estragos, y no España (Según este hijo de puta, mueren 10 personas en el atentado de Vic, y resulta que sólo sufre Cataluña, que los demás no tenemos sentimientos y no nos duele. El odio puede a este hijo de la gran puta, desde luego) y todo su aparato. Aunque esto no parece importaros. Qué más da que, por lo visto, con la estulticia de vuestras acciones nos perjudiquéis a nosotros y hagáis añicos nuestro tradicional sentimiento de simpatía hacia el pueblo vasco. Con vuestra torpeza nos lo ponéis imposible. Si os pagaran para hacerlo peor, seguro que no conseguirían que os superarais en vuestra impericia. Y habéis ido hasta Osona, allá donde precisamente el nivel de conciencia nacional es más elevado, allí donde el independentismo político obtiene unos mejores resultados electorales y donde las fuerzas de disciplina española están más debilitadas.

Sabemos en qué situación se encuentra Euskadi. Sufrimos con el pueblo vasco el drama de un pueblo condenado al aniquilamiento de su concidión nacional.(¿aniquilacion de su condicion nacional? Este tio está majara..) Sufrimos junto a él el sombrío horizonte de una lengua minorizada, de una cultura asfixiada, de una nación troceada. Conocemos su dolor, porque también es nuestro, pero no vamos a Euskadi a interferir en su proceso. Es su país, no el nuestro. Luchando por nosotros, en nuestra casa, a nuestra manera, somos solidarios con su causa y con la de todos los pueblos del mundo que quieren ser libres. Y, del mismo modo que no pretendemos imponer nuestra lógica en casa de otros, no podemos admitir que otros lo hagan en la nuestra.

Entendemos, sí, que debe forzarse una negociación política. Que es insostenible la angustia de medio millar de presos y la ansiedad de dos mil exiliados. (joder, llama exiliados a los asesinos en busca y captura, ¿y que hay de los 200.000, no 2000, exiliados vascos por no ser nazionalistas) Pero, ¿de verdad creéis que vais a facilitar el acceso a una salida pactada poniendo en contra vuestra incluso a quienes, compartiendo los objetivos, se oponen a los procedimientos? Por temperamento personal, por convencimiento ideológico y por eficacia política, soy contrario a la violencia. A toda violencia. Especialmente a la violencia institucionalizada, barnizada, de los estados. Pero también a la de los oprimidos. Sobre todo cuando, como en vuestro caso, los oprimidos han perdido el sentido de la orientación y matan indiscriminadamente, incluyendo a niños.

Nada de lo que os voy a decir es nuevo para vosotros. Os lo dije ya, hace medio año, en algún lugar de Euskadi, cuando en nombre de mi partido os pedí, formalmente, que no actuaseis más en mi país. Habéis respetado la petición durante seis meses. Ahora, sólo me atrevo a pediros que, cuando queráis atentar contra España, os situéis, previamente, en el mapa (¡Ole sus cojoines! ¡Toma lección de democracia! Va y les dice a los asesinos que cuando quieran matar, que ya saben donde esta España, pero que como Cataluña no es España, que se fijen mejor en el mapa, y venga para adelante. ¡Este tio es un...&%$%/&&%!)

Los catalanes estamos más que hartos de constatar, a lo largo de la historia, como hay quien se ve legitimado para decidir en nuestro nombre. Y nuestro futuro, y nuestro presente, en paz y libertad, sólo nos corresponde a nosotros. No cedemos la decisión a los españoles. Pero tampoco os la cedemos a vosotros. Sólo los catalanes podemos hablar, y decidir, en nuestro propio nombre (y los españoles en el nuestro también, lo que os incluye) . Esto, y no otra cosa, es el derecho a la autodeterminación nacional. Un derecho por el que, en Euskadi, mucha gente ha dado la vida y ha luchado con todas sus fuerzas. En los Països Catalans, también. Porque nadie tiene derecho a suplantar nuestra propia voz. Vosotros, tampoco.»

Pasalo a tus contactos, para que todos sepamos quien es este ser IN-humano y NAZI-onalista, que además es socio del Gobierno de la Nación

Bilingüismo radical

Este texto lo escribí cuando el PSOE aprobó una moción en el Congreso de los Diputados sobre las selecciones autonómicas, completamente ambigua y que dió lugar a fantasiosas declaraciones nacionalistas. Ya que IU y los nacionalistas han vuelto a reclamar la posibilidad de competir en encuentros internacionales para las selecciones autonómicas, no está de más echarle un vistazo... aunque sobretodo trata de la lengua (que también está de moda), y su relación con el nacionalismo (que, en el fondo, todo está relacionado).

Últimamente, el nacionalismo busca adalides en pequeños signos, en los que el gobierno de talante de Zapatero se muestra ambiguo. Este ha sido el caso de las selecciones autonómicas (algo que, por cierto, atenta sospechosamente contra el sentido común).
Pero, en las comunidades en las que el nacionalismo se impone al resto de fuerzas políticas, se vuelve a recurrir al ya trillado tema del bilingüismo.
Desde el gobierno catalán se desea una justicia catalana, con catalanes que hablen catalán, pese a lo que pueda decir la constitución de todo esto.
En una entrevista a Joan Puigcercós, portavoz de ERC en el congreso, en la Mirada Crítica de Telecinco, sobre el tema de los juzgados, se tocó de cerca el problema actual del bilingüismo.
En los juzgados del conjunto del territorio español, incluidos Galicia, País Vasco y Cataluña, el idioma oficial en el que se habla y se tramitan todos los procesos legales es el castellano (todos han de hablar en castellano a no ser que tengan un interés especial en declarar en otra lengua, para lo cual se buscaría un traductor). Los funcionarios de esta institución no tienen porque ser catalanes (en el caso de estar lo juzgados ubicados en Cataluña), ni hablar en catalán.
Según el portavoz de ERC en el congreso, esta institución debería catalanizarse (palabra que, sorprendentemente reconoce mi editor de textos sin señalar error alguno) y tramitarse en ambas lenguas (que, por mucho que digan, no tienen el mismo grado de oficialidad en ninguna parte de España). Las razones de esto son realmente preocupantes. Al parecer, los catalanes se expresan con dificultad en castellano, y, dado que piensan en catalán (como dijo Maragall, tienen una “visión catalana del mundo”), han de traducir simultáneamente al castellano expresando deficientemente aquello que expresarían convenientemente en catalán.
Para mí, esto es una nota al Gobierno encriptada desde el Tripartito Catalán. Se necesitan más horas de castellano en las aulas. Las que hay son pocas. Además, convendría fomentar el uso del castellano con algunas iniciativas culturales, así como con buenos hábitos de uso de la lengua propia del estado, esto es, volver a recuperar para el castellano dialectos olvidados por los periodistas (espero que no por los profesores de geografía), como son Gerona, Lérida, La Coruña... que se tienen como correctos y socialmente aceptados pese a su incorrección (yo nunca hablo de England sino de Inglaterra) y son utilizados únicamente con estas zonas de mayoría nacionalista, pues nadie habla en la prensa de Asturies o Xixón (pese a ser correctos en Bable).

Aún recuerdo el último partido de Luis Enrique en el Barcelona. Estaba escuchando en la radio otro partido cuando conectaron en directo con la entrevista de Luis Enrique. Las preguntas fueron ejecutadas en catalán y respondidas en castellano por el jugador. Tras esto, el presentador del programa de radio Radio Estadio, de Onda Cero, dijo lo siguiente (no sé ahora si exactamente igual…):

- “Podía haberles respondido en Bable, pero Luis Enrique tiene la decencia de pensar que esto lo estarán escuchando en toda España”.

El bilingüismo llevado al extremo de no permitir la perfecta recepción de una entrevista al público…(esto me jode personalmente, me interesaba esa entrevista (soy del Barelona, como el presi)).

Otro hecho reseñable de la tozudez nacionalista por lo simbólico fue el reciente intento de un congresista de ERC (estos están en todo, desde Perpiñán hasta Madrid) por formular una pregunta en catalán, incumpliendo el reglamento de la cámara e imposibilitando a aquellos que no hablen catalán entender su pregunta. Tras dos intentos que el Presidente de la cámara impidió, el congresista decidió pasar la nota, supuestamente en catalán, a aquel que era objeto de sus cuestiones. Una reseña más de la opresión del estado español a aquellos que no se sienten como el resto.

No entraré en este texto sobre los orígenes nacionalistas, pero, la obligatoriedad en la enseñanza y ocupaciones varias de una lengua propia de una región (imponiendo el idioma a todo aquel que ose acercarse a sus dominios) y funcionalmente de tanta utilidad como el latín, que, como destacan muchas veces los nacionalistas, hablan 10 millones de personas (insignificante frente a los 400 millones de personas que hablan el castellano), amén de utilizar la lengua oficial del estado, el castellano, me parece un déficit en la calidad de vida de aquellos que, por razones ajenas, han de irse a vivir a estas zonas y no tienen intención, en principio, de hablar otra lengua por conveniencias políticas. En el relato de la torre de Babel, las diferentes lengua se ven como un castigo divino, no como una muestra de la diversidad y pluralidad de un estado que alberga a diferentes culturas. El idioma es necesario para una correcta comunicación y un entendimiento en las cosas realmente importantes de nuestra vida de las que los políticos han de hacerse cargo. Para mí, la situación ideal para estas regiones, es la situación de Asturias, que, pese a tener un pasado histórico parecido, poseer una lengua propia y un acérrimo amor por su tierra, no obliga a nadie a hablar su lengua (yo he vivido allí 13 años y no se hablar Bable).

A continuación expondré dos textos sobre este tema, uno claramente nacionalista y otro más neutral, de alumnos de 2º de Bachillerato del IES. Beatriu Fajardo de Mendoza, de Benidorm, con una pequeña nota explicativa al principio del profesor sobre la situación:

“En la asignatura de Sociología del 2º curso de Bachillerato de Humanidades, se suele estudiar el interesante tema del nacionalismo. Muy relacionado con él, por aquello del “nacionalismo lingüístico”, se halla el problema del bilingüismo existente en muchos territorios del mundo y de España. Ya que estamos en la Comunidad Valenciana, territorio bilingüe, es interesante conocer las opiniones de quienes se están educando allí, así que aquí van unos ensayos redactados por los alumnos sobre «El problema del bilingüismo en la Comunidad Valenciana». Es fácil percatarse, eso sí, de que nos hallamos en Benidorm, lugar turístico donde los haya y tradicional recipiente de inmigrantes, con lo que el catalán es aquí una lengua minorizada y los sentimientos nacionalistas se hallan reducidos a un mínimo.”

Profesor de la asignatura: Juan José Lara Peñaranda
IES. Beatriu Fajardo de Mendoza
Benidorm


“Para poder hablar de valenciano, catalán, balear, rosellonés o aranés primero tenemos que entenderlos como dialectos que entre todos forman una lengua: el CATALÁN. Y ninguno de estos dialectos es más importante que el otro indistintamente del número de hablantes de cada dialecto.

Si hablamos del catalán como el conjunto de estos dialectos, o sea, como lengua, hay que decir que somos nueve millones de españoles los que hablamos esta lengua. Es un porcentaje bajo con respecto al castellano, lengua oficial de España, pero bastante bueno si lo comparamos con el vasco, el gallego o el asturiano, que son muy inferiores.

Para mi el catalán es tan válido e importante como el castellano, pues se habla en España desde tiempos de los romanos, cuando se difundió el latín a causa de la caída del imperio en el siglo V.

Siendo esta lengua tan antigua, no sé cómo las personas que la hablamos no hacemos nada para difundirla, o al menos conservarla para que no se acabe perdiendo, pues sería una lástima, pues al fin y al cabo es cultura general.

En los últimos años con tantos inmigrantes del interior de la península, nuestra comunidad se ha visto invadida. Podríamos decir que casi hay más “castellanos” que gente de aquí que aún hable nuestra lengua.
Por eso para que el catalán no desaparezca, la Generalitat debería invertir un mínimo para fomentarlo. Y la mejor manera es empezar por la enseñanza. En el caso de la Comunidad Valenciana deberían hacer obligatorio el valenciano en las escuelas e institutos para que desde pequeños los niños aprendan a hablarlo, aunque no lo utilicen normalmente, pero al menos que pueda defenderse y si se da el caso que tenga una conversación con algún valenciano que pueda contestar en ésta lengua que es la que se debe hablar aquí y seguro que quedará como un rey.

Como obligar a estudiar el valenciano es un poco difícil porque no todo el mundo está a favor y hay mucha diversidad de culturas con sus respectivas lenguas, lo ideal sería dar más asignaturas en valenciano aparte de ésta.

Esto no es lo único que se puede hacer por nuestra lengua. Se puede difundir de muchas otras maneras:
-en carteles y señales:
¿por qué carteles en castellano e incluso en inglés y no es valenciano, que es como deberían estar? Porque hasta donde yo tengo entendido, el inglés no es ninguna lengua oficial ni de la comunidad ni del país. Entonces, no se que “pintan” por todos los bares y comercios.

En cuanto a las señales de tráfico, tendrían que ponerse en los dos idiomas o sólo en valenciano, pero no sólo en castellano porque no es la única lengua que se habla aquí. Aunque señales en valenciano podemos encontrar, pero muy pocas en relación a las que hay repartidas por toda la zona de habla catalana.
-en televisión:
ya existen dos canales en valenciano, uno íntegramente en valenciano (punt 2) que además es muy cultural y educativo, y otro que combina los dos idiomas (canal 9).
Creo que éstas son maneras indirectas de aprender valenciano y familiarizarse con él, pero sobre todo de fomentarlo.

Para un valenciano no hay nada peor y que te haga sentir más mal, que acudir a un establecimiento público y al hablar valenciano que contesten la típica frase: “¿me puedes hablar en castellano?”, o peor aún: “¿me hablas en cristiano?”. Que pasa, ¿qué el valenciano no es cristiano? Pues que sepan que para poder atenderme, antes han tenido que pedir un permiso de apertura de establecimientos, que curiosamente está escrito en valenciano.

A todas esas personas que vienen aquí sin tener ni idea de valenciano no deberían dejarles trabajar en estos sitios sin hacerles unos exámenes o pruebas mínimas de la lengua, que yo encuentro requisito indispensable si quieren trabajar aquí. Si no están de acuerdo en hablarlo ni aprenderlo, se pueden ir a sus respectivas comunidades que allí no correrán el riesgo de que alguien les hable valenciano. Pero si realmente quieren mejorar económicamente y por ello deben venir aquí a trabajar, no debería suponerles ningún esfuerzo aprender valenciano, sino una ayuda para mejorar en cara a la sociedad.
Lo que está claro es que no vamos a conseguir nada por nuestros medios sin ayuda de la Generalitat, que desgraciadamente es poca. Si la Generalitat hubiese querido que se utilizase más el valenciano ya habrían hecho algo, pero creo que en verdad les da igual y es triste porque siendo la lengua propia de esta comunidad, deberían hacer algo más por ella. Como en el caso del catalán en Cataluña, donde el gobierno hace algo más por la lengua que un día nos dejaron aquí y que desde entonces ha permanecido y que gracias a unos cuántos (muy pocos por desgracia) el valenciano, catalán, balear, rosellonés y aranés seguirá vivo y espero que no sólo en nuestros corazones, sino también en los de los “inmigrantes” viven aquí.”

Eugenia Reig Romà


“El valenciano es una lengua antigua y por motivos culturales, nacionales sigue en vigor, todavía se mantiene.

No la veo una lengua muy importante, vamos, nada importante, por lo menos en Benidorm, zona turística... Que la demos en el instituto... vale... al fin y al cabo Benidorm pertenece a la Comunidad Valenciana.

Bueno, el bilingüismo por ahora lo llevo bien, sólo me molesta dos horas a la semana en el instituto, bueno, a la larga nos viene bien porque si nos vamos a los pueblos que nos rodean el valenciano es hablado en casi todos los ámbitos de uso y por lo menos los entenderemos, gracias a esas dos horas molestosas.

Pero por ejemplo en Cataluña, que en el instituto se da todo en catalán, eso ya es más duro y ni siquiera los que vienen de otros sitios les hacen una excepción, en cambio, aquí sí, así que por lo menos somos mucho más tolerantes en cuanto al valenciano.

Así que me da igual que haya dos idiomas, ya que entiendo los dos, pero sólo utilizo y utilizaré siempre el castellano.”

Kesia Uribe Antón

Estos textos han sido obtenidos del siguiente enlace:

http://www.lacavernadeplaton.com/actividadesbis/bilinguis0203.htm

Son textos muy interesantes y que muestran variedad de opiniones.


Volviendo al tema que nos ocupa, en estos dos textos podemos observar dos razonamientos sobre el bilingüismo en Valencia. En el primero de ellos, se defiende a ultranza el idioma aludiendo a la defensa de la cultura (imponiéndola). Como dije antes, en Asturias la cultura está perfectamente protegida sin imponerla. En el segundo, se alude a la pesadez de una asignatura inútil impuesta por motivos políticos. De nuevo, vuelvo a Asturias para comentar que, el Bable es optativo, de nuevo, sin imponer a nadie culturas ajenas.

En definitiva, haciendo un pequeño acto de reflexión, se puede determinar que el bilingüismo en España se debe única y exclusivamente a un irrefrenable afán de políticos y nacionalistas de irritar de manera recurrente e indiscriminada las gónadas masculinas. Tratando temas menores como éste que insultan a nuestra diversidad imponiendo una lengua minoritaria y despreciando la lengua que por más de 500 años se ha hablado en nuestro país no por ideología sino por necesidad de entendimiento, no llegamos a ningún sitio.

El método pseudocientífico

Muchas veces, debatiendo sobre la pseudociencia, ha salido a pasear el miedo, pavor, horror y asco de los pseudocientíficos hacia el método científico, muy bueno a la hora de investigar si quieres cerciorarte, en la medida de lo posible, de no obtener una conclusión errónea.

Debido a esta carencia en la investigación pseudocientífica, se plantea la duda del método a usar por mentados pseudoprofesionales.

Pues bien, pese a mi ateísmo, mis plegarias han sido escuchadas, y, desde la lista de correo de José Guijarro, llega el “método pseudocientífico” o, como lo han denominado los propios magufos, “el decálogo del investigador OVNI” (comentarios personales en negrita):

DECALOGO DEL INVESTIGADOR OVNI

Por Daniel Muñoz

No lo crea; investíguelo.


Haga sus propias deducciones sobre la información que llegue hasta usted. No permita que opiniones ajenas afecten su objetividad. Pero sobre todo, inicie su propia investigación.


1.- Considere que toda evidencia ovni representa un elemento analizable y sustenta un relato increíble (¿enserio?).Tenga en consideración que la mayoría de las veces, los reportes de avistamientos o experiencias ovni carecen de pruebas (yo diría que te quedas corto) que sustenten su veracidad. Por lo tanto, valorice con cuidado todo tipo de elementos que sean presentados para avalar estos relatos, pues podrían constituir la única pista científica qué seguir en sus investigaciones.


2.- Mantenga una posición de escepticismo sano (coma de todo en la medida adecuada).Tenga en mente que el investigador debe permanecer objetivo (de hecho, es poco probable que se desvanezca) aún ante las más extraordinarias evidencias presentadas, pero sin cerrarse nunca ante la posibilidad de que pudieran ser incomprensibles a primera vista. El escepticismo nunca debe caer en el fanatismo, ni negar a priori las cosas que aún no son investigadas (es más, el escéptico ha de pedir siempre pruebas que avalen cualquier hipótesis, y someterlas al método científico, con el fin de mensurar el nivel de acierto de la hipótesis anteriormente planteada (es que se le ha olvidado ponerlo)).


3.- Apoye la investigación en especialistas (no vaya a ser que el sonido de ese OVNI sea en realidad el grito de apareamiento de una rana partera).Recurra a expertos en las diversas ramas de la investigación que se involucren con las evidencias presentadas. Nunca establezca una conclusión antes de analizar profundamente los elementos con los que cuenta (no suele ser recomendable establecer conclusiones si no se sabe sobre qué se concluye). Asesórese en la experiencia de expertos en la materia (es decir, busca a alguien que te diga lo que quieres oír, pues el resto forma parte de una conspiración que quiere ocultar la existencia de los OVNI).


4.- En cada investigación busque: el lugar, los hechos y las evidencias..Determine desde el principio cuáles son las características del caso que está investigando. Tenga siempre en mente que, a medida que avance en su trabajo, los datos serán siempre más numerosos (tiene lógica) y difíciles de ordenar, si no lo hizo desde el principio (que si no luego te lías y tus conclusiones parecen absurdas… puedes, yo que sé, algo estúpido… determinar la caída de siete OVNI y el segundo advenimiento de Jesús deriva de la visión de un bólido (no sé, es lo primero que se me ha venido a la cabeza)). Trate de obtener la mayor cantidad de información útil (la información inútil no suele interesar… pero le servirá para llenar páginas si decide escribir un libro sobre el tema), pero sin perderse demasiado en lo repetitivo (en lo repetitivo). Acuda al lugar de los hechos. Encuentre a las personas que vivieron la experiencia. Indague y observe si existen rastros que certifiquen lo que ha pasado. Registre y _evalúe todo detalladamente.


5.- Investigue la personalidad de los testigos (puede que sean roñosos y no le inviten a comer).Tenga en consideración que las personas muchas veces son afectadas por la experiencia que vivieron, así como que un caso ovni regularmente causa notoriedad pública. Por lo tanto, establezca a través de su percepción, y en la medida de lo posible (esto suena a “sin garantía de calidad”), a través de tests psicométricos y psicológicos, si el testigo está mintiendo, si está siendo utilizado, o bien si ha vivido una experiencia verdadera (de todos modos, debido a la posible y casi segura interpretación subjetiva de los hechos, ese testimonio, por muchos tests que hagas, no servirá ni de papel higiénico (un ejemplo de las interpretaciones subjetivas fuera del fenómeno OVNI es la difusión de los rumores, en el que la información varía a medida que se propaga)).


6.- Concluya sus investigaciones (un vasito de leche, y a dormir).Es importante terminar con todos los pasos del análisis a una experiencia ovni (sobre todo aquel en el que se deben buscar pruebas). No permita que le escapen detalles que, a la larga, podrían ser importantes para su investigación (esto es más una recomendación que un imperativo). No caiga en "tiempos muertos", ni espere que otros hagan por usted lo que a usted le corresponde (supongo que se refiere a bombear sangre desde el corazón, digerir los alimentos en el estómago… ese tipo de cosas que es mejor hacerlo por uno mismo).


7.- Establezca sus propias hipótesis (si, porque si te curras la investigación y luego te dedicas a establecer las hipótesis de los demás…).Después de haber concluido todos los pasos necesarios en su investigación, determine qué es lo que en realidad pudo haber sucedido (esto es la explicación de cómo se hipotetiza), o bien en qué medida se ajusta el relato investigado a la realidad de los hechos (¿ein?). Use su propio criterio (no conviene usar el criterio de los demás) y especule sanamente (en un ambiente poco viciado, a poder ser libre de humos), pero siempre basado en los eventos y en las evidencias (matizando un poco, cerciórese, en la medida de lo posible, de la veracidad de las pruebas obtenidas... no vaya a ser que considere un testimonio como una prueba).


8.- De seguimiento a sus investigaciones.Tenga siempre en mente que una experiencia ovni puede ser recurrente (si, 50 años y ni una sola prueba…), repitiéndose en el mismo lugar o en otras zonas. Establezca parámetros de comparación con el tiempo (quizás creé ambigüedad esta frase, pero lo que quiere decir es que, una vez obtenidos suficientes datos sobre suficientes casos, compárelos entre sí, no con el tiempo) . Cree su propio banco de información, y auxíliese con los ya existentes. Esté siempre actualizado.


9.- Dé a conocer los resultados públicamente.Sistematice y ordene a través de un reporte audiovisual los resultados de sus investigaciones. No trate de imponer, sino de ofrecer sus interpretaciones (eso sí, luche a muerte contra aquellos que no le crean pues, toda opinión es respetable, pero sólo la suya contiene la verdad). Trate, en la medida de lo posible, de reconstruir los hechos, para poder ofrecerlos objetivamente a la opinión pública (es decir, nada de relatos maravillosos).


Daniel Munoz.
www.notiovni.com mail@notiovni.com

Esto está muy, pero que muy bien, y es una guía muy completa para obtener hipótesis. Claro que, incluso una hipótesis ha de sustentarse en pruebas. Una luz en el cielo no es una prueba, un testimonio no es una prueba, un testimonio que afirma ver una luz en el cielo no es una prueba, un borroso vídeo de una luz en el cielo no es una prueba, una borrosa fotografía de una luz en el cielo no es una prueba… y así hasta que nos hartemos.

Incluso para obtener hipótesis, el fenómeno debe estar meridianamente claro (luego están los problemas de la física, y cosas así para llegar a una teoría, pero ese es otro tema). Es obvio que no existen pruebas que apoyen el fenómeno OVNI en cuestión, así pues, es obvio también que resulta imposible (o, bueno… inútil) hipotetizar sobre algo inexistente (por lo menos, no hay nada que corrobore lo contrario).

Ya soy Señor Supremo de todo el Universo

Hoy he obtenido el título se “Señor Supremo de todo el Universo”, al batirme con el Doctor Extraño del blog Registro Arcano, en un emocionante campeonato de los que serán en el futuro deportes de reconocido prestigio como el baloncesto; parchís, adivina la carta y escoba.

Temporalmente perdí este título al ser derrotado en dos partidas de tres a ese trepidante juego de mesa que es el parchís (en concreto, el parchís de Los Simpson que regalaban con el periódico (“El Día de Valladolid”… creo).

Pese al desvanecimiento momentáneo que me produjo tal pérdida, pude adivinar la carta que había cogido mi contrincante de la baraja francesa (popularmente conocida como la baraja española). Ese cinco de oros mágico logró salvarme y permitirme seguir luchando por el título que ahora ostento.

Y fue la escoba, popular juego de cartas, sobre todo en verano, cuando no hay “ná” que hacer y te aburres como una ostra en un árbol, la que me permitió imponerme y conseguir el título ansiado. En tres de las cinco partidas logré imponerme, sin demasiada dificultad, he de decir.

Tras este periplo, esta competición casi a muerte (casi), logré ese título, “Señor Supremo de todo el Universo”.

Pese a parecer un chiste, este título tiene la misma utilidad (ninguna), y causa la misma sensación en un currículum (sorpresa, parece una broma), que un doctorado en parapsicología.
De hecho, dado que eso que llaman parapsicología no es una materia reconocida (es como ser “administrativo jefe de tecnologías Opsen”, es decir, el que hace fotocopias), desde hoy me autoproclamo Doctor en Parapsicología Acientífica (así, con mayúsculas al principio).
Desde ahora soy “Señor Supremo de todo el Universo”, “Doctor en Parapsicología Acientífica” y “Campeón de Tute del bar que hace esquina al final de la calle donde vivo”.

Le Royale con Queso

Nuevas e impactantes evidencias a favor de la existencia de uno de los animales más enigmáticos han sido puestas sobre la mesa.

El "BigFoot", Pie Grande o Sasquasch, como quiera llamársele, negado por la ciencia, y buscado hasta la saciedad por aquellos que defendían su existencia y denunciaban la ortodoxia científica, vuelve a mostrársenos en todo su esplendor.

Y es que, la nueva campaña publicitaria de McDonalds, el restaurante de comida rápida más conocido del mundo, está pegando fuerte.

En uno de los anuncios de esta campaña, aparece un dependiente comentando su caso, explicando las peculiaridades físicas del cliente al que había tenido que atender.

“Era alto, unos dos metros, y tenía todo el cuerpo lleno de pelo largo”.
Tras esto, se muestra al “BigFoot”, imitando aquella famosa grabación supuestamente veraz, donde el único cambio aparente es la bolsa (análisis chorras de después del porro han determinado que en el interior de la bolsa se porta un café con mucha leche, una ensalada de pollo, y una hamburguesa con queso).

Pues bien, esta grabación que sirve para anunciar a McDonalds es de mejor calidad que la que hace años, que sirvió como referente, se mostró como una prueba de la existencia del homínido en cuestión. Es una imagen mucho más nítida (es normal, la tecnología avanza), y se muestra al tipo disfrazado de “BigFoot” tan cerca de la cámara que casi podemos oler su aliento. No como en aquella grabación en la que la cámara estaba a una prudencial distancia con el fin de evitar, como no, que la cremallera del traje pudiese verse fácilmente (esto es una hipótesis personal).

Recuerdo que, en el Canal de Historia, después de algún documental de esos tan bonitos que, en lugar de centrarse en las causas y consecuencias de determinadas guerras de la historia reciente, nos relatan qué tipo de armas y cómo utilizaban las mismas para matarse unos a otros, pude ver un documental sobre el “BigFoot”, donde se analizaba la grabación de la que hablaba en el anterior párrafo. Para un investigador, ahora mismo ignoro si era antropólogo o algo, la grabación era simplemente impresionante. Para un antropólogo, la grabación no era más que un chiste.

Y no da mucho más de si este tema, tratado hasta la saciedad… McDonalds ha hecho una parodia de mayor calidad sobre una prueba videográfica que demostraba irrefutablemente la existencia del “eslabón perdido” (aunque todos sabemos que ese eslabón no existe…). Una cosa esta clara, en ambos casos, era un homínido.

Por cierto, el nombre de esta entrada viene dado en homenaje a la película de Quentin Tarantino “Pulp Fiction”. Y, siempre que menciono esta película, no puedo evitar recitar una entrada de la Biblia, Ezequiel 25:17.

“El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por la injusticia
de los egoístas y la tiranía de los hombres malos. Bendito sea aquel pastor que,
en nombre de la caridad y la buena voluntad, saque a los débiles del Valle de la
Oscuridad, porque Él es el auténtico guardián de su hermano y el descubridor de
los niños perdidos. Y os aseguro que vendré a castigar con gran venganza y
furiosa cólera a aquéllos que pretendan envenenar y destruir a mis hermanos. Y
tú sabrás que mi nombre es Yahvé cuando caiga mi venganza sobre ti.”


Me encanta esa película.



El bueno, el feo y el que contamina

En la revista de Enigmas de este mes podemos leer algo sobre Bush, que no se sabe muy bien como, pero se mete hasta en las revistas de divulgación paracientífica.

Pues bien, al parecer, este tejano peleón, se ha propuesto dejar a su suerte los bosques norteamericanos (Clinton prohibió la tala en determinadas zonas protegidas), para que cada alcalde o gobernador responsable de los mismos decida qué hacer con ellos, dándole, si así lo cree conveniente para su bolsillo, luz verdes a las compañias madereras.

Esta es una medida que recuerda un poco a esa reflexión maravillosa del mismo ser que, en 2001, dijo que, para evitar los incendios, se debían talar los bosques.

También se comenta en el artículo el desdén de Bush hacia todo aquello que no produzca beneficios rápidos sin esfuerzo, que le llevó a rechazar el tratado de Kyoto, por el cual los países firmantes se comprometen a moderar sus emisiones contaminantes de gases del efecto invernadero, alegando que “es posible que el cambio climático no sea producido por el hombre”.
Esta frase tan llena de poesía, que resuena con voz propia, me da pie a tratar el confuso tema del cambio climático.

Ecologistas, muchos científicos, y gran parte de la población cree que el problema del calentamiento global se debe indudablemente a la mano del hombre. Sin embargo, no existen realmente evidencias de que esto sea así.

Ahora, a lo del césar lo que es del césar, la teoría en la que se basan para afirmar la culpa del hombre es muy buena y no tiene, a priori, más pega que la del desconocimiento de cómo se produce en realidad el cambio climático.

Es lógico pensar que, si existe un efecto invernadero natural, compuesto de varios gases, denominados gases del efecto invernadero, que mantienen una temperatura aceptable en la tierra, y aumentamos la cantidad de esos gases, la cantidad de rayos que reboten para mantener la tierra caliente, también aumente, y con ello, el calor.

Pero, el cambio climático, como el efecto invernadero, también es un efecto natural. A lo largo de la historia han sucedido muchos y diversos cambios climáticos, enfriando o calentando la Tierra.
Por otro lado, la hipótesis de “calentamiento global” no es exacta. Esto es, en algunas zonas de la Tierra la temperatura se ha elevado, sin embargo, en otras esta ha descendido.

Uno de los datos que menos favorece la teoría de la autoría del hombre es el de temperaturas del siglo pasado. Según avanzamos en el tiempo, la industrialización es mayor. Por lo tanto, se expulsan a la atmósfera mayor cantidad de gases del efecto invernadero. De acuerdo con la teoría, la temperatura se elevaría de acuerdo a esta industrialización. Sin embargo, en la realidad esto no sucede así. Las temperaturas totales, de todo el siglo, muestran un aumento de aproximadamente 1 grado (Celsius o Kelvin, igual da). Pero esta subida no es uniforme. Así pues se producen saltos, de modo que unos años se eleva la temperatura y otros desciende, aleatoriamente (sin orden aparente).

De modo que, por un lado tenemos una maravillosa teoría, que explica de una manera completamente lógica y desde luego aceptable el cambio climático que estamos sufriendo. Pero, por otro lado tenemos una serie de datos que, en lugar de demostrar la teoría anterior, tienen vocación de refutarla. Este hecho declina en que dentro de la comunidad científica surgen voces discordantes en este tema, no llegando a una solución a la cuestión sobre la culpa del hombre.

Dada esta situación, la manera en la que se planteó el tratado de Kyoto no fue, en mi opinión, la mejor. No debían haber tomado como causa de ese tratado el cambio climático, pues así le dieron a Bush la oportunidad de excusarse.

Desde mi punto de vista, existen más y mejores razones, completa y absolutamente comprobadas, que no dejan lugar a dudas sobre el causante, que podrían haber servido.

Una de ellas es el llamado “smog”, que viene de una mezcla de las palabras inglesas “smoke” (humo) y “fog” (niebla). Este efecto, que se da en las ciudades más industrializadas, es mortal. En 1952, unas 12000 personas murieron en Londres a causa de este efecto. En México, se le asignan a los coches unas pegatinas de colores, de modo que sólo pueden circular los coches que tengan la pegatina del color adecuado para ese día, con el fin de evitar tan desagradable fenómeno.

Este efecto es de origen conocido. Generalmente, las capas inferiores, el aire que respiramos, se encuentra a mayor temperatura que el que está en capas superiores. De modo que, dado que los gases a mayor temperatura ascienden (por eso vuelan los globos), se produce un cambio, un ciclo entre las dos capas de aire. El aire puro de las capas altas se intercambia con el aire viciado de las capas bajas. Una vez en las capas altas, se purifica. Pues bien, lo que pasa con el smog es que, debido a la elevada contaminación, las capas altas están más calientes que las bajas. Así no se puede realizar el cambio, y nos comemos nuestra propia mierda, literalmente. Aire viciado en forma de neblina.

Son problemas como el smog, sobre los que no hay ninguna duda, de origen completamente claro, los que deben instar a la población y a las empresas a no contaminar tanto. Así, la próxima vez, no habrá ninguna excusa. Reduciendo las emisiones de gases contaminantes, nos libraremos de grandes trabas para nuestra salud… y, quién sabe, quizás también del cambio climático.

Los Cuentos Parapsicológicos II

Tras unos cuantos días de gestas telefónicas, vuelvo a tener conexión (y teléfono).
Siguiendo con el post sobre la página web del CEPE, Los cuentos parapsicológicos.


Paraóptica


Como su nombre indica, es una materia que se sitúa más allá de la óptica, y de la realidad.

Como de costumbre por aquí, casi todo el texto está lleno de anecdóticos testimonios, con el agravante de darse años atrás, no en una fecha relativamente cercana. Pero entre tanta paja, hay que aprender a sacar el grano.

Observamos las absurdas conclusiones a las que siempre llegan casi ya con desdén, como que nos esperamos algo así. Generalmente, como es el caso, se parte de conclusiones veraces, llevadas a cabo mediante estudios serios de gente capacitada, para darle, supongo, un mínimo atisbo de veracidad a lo que comentan.

“Recientes investigaciones realizadas por el Dr. Herschel Leibowitz, profesor de
psicología en la universidad de Pennsylvania, le hicieron llegar a esta
conclusión: lo seres humanos poseen dos clases de visión. Una permite verlo todo
por medio de los ojos, de acuerdo con el espectro luminoso visual. Pero existen
también una visión ambiental, más acentuada entre los ciegos, que les dice de
manera inconsciente dónde se encuentran en relación con los objetos que les
rodean. De esta manera pueden evitar los obstáculos en su camino. Pero existe
una tercera visión, terminaba diciendo el Dr. Leibowitz, en la que parece
intervenir simplemente la piel de los individuos.”


El doctor Herschel Leibowitz apenas aparece en Internet. Tan sólo existe en español un enlace hacia él… el de la página del CEPE. En inglés encontramos mayor cantidad de información, entre ella su biografía. Muy considerado doctor, cuyo campo de estudio era (porque ha fallecido) la percepción visual.

Centrándonos más en la tercera visión descrita, donde únicamente interviene la piel de los individuos, podemos encontrar una determinada similitud a la “visión” que posee determinadas especies, como, por ejemplo, los gusanos. Esta “visión” (que se aleja bastante de nuestra percepción real de visión), consiste en una determinada zona fotosensitiva en algún lugar de la piel del gusano, que reacciona a la presencia de la luz, permitiendo al gusano saber si es de día o de noche. Es decir, no es como nuestra visión tradicional, sino un tipo de visión muy primitiva que pudo dar lugar a la visión actual, y que no puede formar objetos en la retina como nuestros ojos por que carece de retina. Quizás era a esto a lo que se refería el doctor Leibowitz, casi seguro, y no a las masturbaciones paraópticas (si es que en algún momento Liebowitz ha dicho algo de esto).

Para explicar la óptica de una manera amena, qué mejor que acudir a un anecdótico razonamiento sobre la capacidad visual del hombre invisible:

“¿PUEDE VER EL HOMBRE INVISIBLE?
Si Wells se hubiera hecho esta pregunta antes de comenzar su novela, la extraordinaria historia de "El hombre invisible" no hubiera sido escrita. El poder ilusorio del hombre invisible queda anulado totalmente al llegar a este punto. ;El hombre invisible tiene que ser ciego! ¿Por qué era invisible el héroe de la novela? Porque todas las partes de su cuerpo - y entre ellas los ojos - se hicieron transparentes y adquirieron un índice de refracción igual al del aire. Pero recordemos en qué consiste el papel de los ojos. El cristalino, el humor acuoso y otras
partes transparentes del ojo refractan los rayos de luz de tal forma que
sobre la retina se obtiene la imagen de los objetos que se hallan fuera. Pero si la refrangibilidad del ojo y la del aire fueran iguales desaparecería el origen de la refracción, porque cuando la luz pasase de un medio a otro de igual refrangibilidad los rayos no cambiarían de dirección y, por lo tanto, no podrían converger en un punto. Los rayos de luz deben pasar a través de los ojos del hombre invisible sin encontrar ningún obstáculo, sin refractarse ni detenerse en ellos, debido a la falta de
pigmentos y, por consiguiente, no pueden producir en su conciencia ninguna imagen. Quedamos, pues, en que el hombre invisible no puede ver nada.. Esto hace que todas sus ventajas sean inútiles para él. El terrible aspirante al poder andaría a tientas, pidiendo limosna, que nadie le podría dar, puesto que no verían al pedigüeño. En vez del más poderoso de los mortales nos encontramos con un pobre inválido condenado a una existencia miserable. Por lo tanto, en la búsqueda del "gorro maravilloso" es inútil seguir el camino señalado por Wells. Por esta vía ni el éxito más completo de nuestras investigaciones nos puede conducir al objetivo.”


Me parece que con esto queda suficientemente explicado el tema en cuestión.

También hacen llegar a nuestras retinas las conclusiones de diversas pruebas realizadas por psiquiatras, en las que el doctor en cuestión vendaba los ojos del paciente y le instaba a, con esa traba para su visión, determinar qué le estaban enseñando (leer texto, distinguir colores…).

Desgraciadamente no tenemos en nuestro poder archivos sobre esos determinados experimentos, sobre cómo se llevaron a cabo exactamente, en qué condiciones y, dato importante también, la repetibilidad dada sobre el fenómeno y su investigación por diversos profesionales. Sin embargo, “el asombroso Randi” si ha demostrado, y está grabado para la posteridad, la falsedad de estos supuestos. Una niña que se suponía tenía esta maravillosa e inexistente facultad óptica se presentó a evaluación por “el asombroso Randi”, con el fin de conseguir el millón de dólares que este mago, que desenmascaró a Uri Geller y sus fascinantes cucharas, ofrece a aquel que le pueda demostrar sus poderes paranormales. Obviamente, no superó la pequeña prueba a la que se sometió, y se probó el fraude del caso en concreto.

De hecho, las pruebas de Randi constan de dos fases. Una primera fase donde se le ofrece al sujeto paranormal muchas facilidades, sin demasiada presión, y una segunda fase donde se somete al sujeto a un riguroso control, en un entrono muy controlado. Nadie ha logrado superar la primera fase. La verdad es que todos los escépticos nos lo pasamos teta con estas pruebas de James Randi.

Podéis encontrar el caso de la niña con superpoderes paraópticos en la página de Sin Dioses.


Fenómenos


Que curioso… una sección de fenómenos en la sección de fenómenos (será para reforzar el mensaje).

Lo que en esta sección intentan clarificar es la causa de la producción de fenómenos paranormales.

Recorre el cuerpo analizando las secreciones de diferentes glándulas y relacionándolas con algunos fenómenos curiosos.


Reencarnación


Poco nos comentan sobre la reencarnación, salvo, claro está, algunos casos anecdóticos de esos que no sirven.

Al primer párrafo lo titulan tal que:

“Forman legión los que creen en la reencarnación”


Esta simple afirmación me hizo recordar la frase de Anatole France:

“Si 50 millones de personas creen una tontería, sigue siendo una tontería"


Y otra de Galileo Galilei, con quien se suelen identificar muchos pseudocientíficos (“moderno Galileo”):
“En cuestiones de ciencia, la autoridad de mil no vale lo que el humilde
razonamiento de un sólo individuo”

Es curioso este párrafo más allá de su título, ya que en el mismo muestran varios casos de “hipnosis regresiva”, y su posterior refutación.

La “hipnosis regresiva”, para clarificar el asunto, es un fenómeno por el cual una persona hipnotizada se inventa vidas pasadas, presentes o futuras, siempre, por supuesto, que el hipnotizador así se lo exija, aunque generalmente sólo se le pregunta por vidas pasadas.
Para comprender mejor a lo que puede llegar la empanada mental, se realizó un estudio con una serie de estudiantes universitarios, en el cual, los experimentadores, les mentaban tres hechos de su niñez, dos veraces y uno falso. Tras una noche para meditar los hechos comentados, la mayoría de los estudiantes concluyó que el hecho falaz ocurrió realmente, y así lo recordaban. Moraleja: La memoria, así como los testimonios, es imperfecta y está sujeta a interpretaciones subjetivas, mentiras, y manipulaciones. (No recuerdo donde lo leí).

A cuento de la reencarnación, he leído en el blog de Lola (o Descartes) (uno por uno, uno; uno por uno, dos; uno por uno… “blog de Lola es menos extenso) una entrada, “Déficit de almas”, en la que trata el tema de la reencarnación planteando una buena pregunta, que, sin duda, es idónea para inquirir a los creyentes:

“Ahora mismo hay más personas en la Tierra que gente haya existido en toda la
historia de la humanidad, luego hay un claro déficit de almas. ¿Eso qué quiere
decir? ¿Hay gente sin alma? ¿Hay gente que comparte alma con otras personas?”


Dado que no se puede sacar de donde no hay (comprobado científicamente), y esta sección no da para más, pasaremos a la siguiente.


Levitación


También en esta sección se les va la mano demasiado en casos anecdóticos, de esos que no se pueden probar, dejando de lado explicaciones al fenómeno imaginario de la levitación (sin medios físicos, claro). En el anecdotario figuran de manera significativa las levitaciones de los santos, a las que se le proporciona una posible explicación científica sin acudir a los excesos pseudocientíficos (es decir, sin transgredir la lógica):

“los científicos no han vacilado en afirmar que, en los casos de levitación de
los que tanto se ha hablado, existía únicamente un acentuado sentimiento
religioso que hacía sentirse a los santos como si volarán, siendo realidad que
jamás abandonaron sus rodillas el suelo donde rezaban hincados.”


Que explicación tan bonita y sencilla. Me recuerda a esos momentos en los que pareces que vas a caer de la cama, pero en realidad estás en el medio, con soporte físico para evitar el deterioro de tu culo.

En el texto, relacionan la levitación con la telequinesia, que se supone, esta última, como la capacidad de mover objetos sin necesidad de ningún medio físico. Así pues, la levitación sería un acto de telequinesia aplicado sobre el propio cuerpo, produciéndose de esta manera la ansiada ascensión. La pega de esta teoría es, obviamente, que la telequinesia es otra de las masturbaciones mentales pseudocientíficas, que sucumbe sin mayores complicaciones ante cualquier tipo de análisis científico.

También nos hablan sobre estudios científicos en la URSS, durante la guerra fría, en torno a este fenómeno. Dado que la información de estas investigaciones es extremadamente pobre (sólo nos hacen mención de la existencia de esa investigación y la pobre conclusión de las mismas (no en todas)… ni siquiera dicen como eran las pruebas), no aportando ningún tipo de dato significativo, modos de investigación… lo mínimamente exigible, no se puede considerar más que algo anecdótico (la información que he encontrado en la red sobre ello así me lo indica). Aunque, bueno, esto es una tónica general en todos los textos, más significativo en este que en otros que haya leído.

El resto del texto está dedicado al anecdotario de siempre, con la llamativa historia de D. D. Home (llamativa por la gran cantidad de nombres famosos (de la ciencia y la literatura) que aparecen en el escrito).


Psicografía


La psicografía, al parecer, es un fenómeno por el cual una persona puede imprimir una imagen, cualquiera, a deseo del consumidor, concentrándose sobre la película fotográfica, convenientemente guardada en una cámara.

Al principio, haciendo un poco de historia sobre el caso, nos comentan lo siguiente:

“Algunos años después de inventarse el arte de la fotografía, un francés de
nombre Marcel Darget quiso intentar algo muy especial, seguro de que la mente
puede actuar sobre la materia, sea cual sea. Puso una mano encima de un sobre
opaco en cuyo interior había guardado una placa fotográfica virgen, y la mantuvo
una hora y media mientras observaba fijamente una botella. Al revelar la placa
resultó el perfil de la botella.”


Me hubiese gustado ver la fotografía de la botella… para comprobar la estabilidad física del objeto en cuestión.

Más tarde nos relatan la vertiginosa historia de Ted Serios, que, al parecer, además de ser un alcohólico (lo repiten varias veces), no era lo suficientemente interesante para los parapsicólogos. Me enigman una serie de líneas referentes a este hombre:

“Ted Serios, un ascensorista de Chicago, de origen griego, tenía un extraño
poder que ponía en ocasiones de manifiesto de manera grotesca. Era muy
aficionado al alcohol, de tal manera que no tardó en perder sus facultades, si
acaso no fueron una farsa.
Era hijo de unos emigrantes griegos que jamás
hizo gran cosa en la vida, algo aficionado la botella, que trabajaba como
ascensorista en Chicago. Era ya un cuarentón cuando se presentó en la redacción
de la revista Life, a donde había sido invitado por Paul Elch para exhibir sus
talentos psíquicos. Delante de testigos, se colocó frente a una cámara Polaroid
y concentró su mente en la película virgen.”


Por alguna extraña razón, el autor del texto hace especial hincapié en su origen griego, su alcoholismo, y su profesión de ascensorista. Además, parece ser que no le gustaba nada este personaje (“Era hijo de unos inmigrantes griegos que jamás hizo gran cosa en la vida”, “no tardó en perder sus facultades, si acaso no eran una farsa”…). Quién sabe las increíbles parafernalias que pululan por la prodigiosa mente de un doctor en parapsicología (supongo que será un doctor de esta especialidad iletrada quien se dedicará a escribir estos textos (aunque de todos es sabido que, a mayor posición, menor trabajo)).

Bueno, a parte de esta pequeña biografía, nos comentan que un chaval (doctor en psiquiatría) interesado en esta forma de fotografía que viola las leyes de la física que le da la gana, se interesó en Ted, y luego se desinteresó, para interesarse en otras personas, de las que luego también se desinteresó (porque murió). Pero antes de este esperado final (menos para aquellos que se crean inmortales), recibió interesantes ofertas de la NASA (tenía enchufe), para que estos fotógrafos aficionados (no les salía ni una foto bien…) mirasen a la Luna y la fotografiasen con su portentoso superpoder (la pregunta ahora es, ¿hay algún superpoder que no sea portentoso?). Estas fotos (realizadas antes del viaje del hombre a la Luna), coincidían asombrosamente con la superficie lunar (¡OHHHH¡). Desgraciadamente, no se han hallado esas fotografías.

“Se dijo el siguiente año, cuando los primeros astronautas pisaron la superficie
lunar, el 20 de julio de 1969, que el suelo era exactamente a las fotos
psíquicas obtenidas con una cámara Polaroid por los miembros de una familia que
vivía en Waterville. Mucha gente se lo creyó.”


Otra, sigue sin creérselo.

En cuanto a Ted Serios, buscando un poco por la red, se pueden obtener resultados satisfactorios sin esfuerzo (como a mí me gusta):

“¿Es Serios realmente capaz de dejar sus pensamientos impresos sobre
fotografías? La idea es tan insólita que parece necesario examinar desde el
principio la posibilidad de un astuto fraude, y los incrédulos no necesitan
profundizar demasiado para empezar a sospechar. En los primeros tiempos, Serios,
para producir sus sorprendentes imágenes, tan sólo miraba a la cámara. Sin
embargo, más tarde introdujo lo que él llamaba un «gismo», artilugio que
sostiene frente al objetivo mientras se concentra. A veces utiliza un pequeño
cilindro de plástico, uno de cuyos extremos tapa simplemente con celofán, y el
otro con un trozo de película ennegrecida, recubierta de celofán; en otras
ocasiones simplemente enrolla un trozo de papel.La finalidad del «gismo», dice
Serios, es evitar que sus dedos oscurezcan el objetivo. Sin embargo, sus
detractores consideran que tiene un propósito distinto. Argumentan que podría
muy fácilmente ocultar un «dispositivo» que contuviera un microfilm o
diapositiva, y que resulta tan sospechoso como el sombrero de un
prestidigitador.Dos periodistas, Charles Reynolds y David Eisendrath,
construyeron un pequeño dispositivo que podía camuflarse dentro de un «gismo», y obtuvieron resultados semejantes a los de Serios. Su relato, publicado en la
revista Popular Photography en octubre de 1967, proporcionó a los incrédulos la
«evidencia» que necesitaban.”


Pero, no sólo de esto se nutre la desconfianza en Theodore (demostrada abiertamente por el autor del texto), sino que, en la misma página donde encontramos tan valiosa información (que, por cierto, intentan desmentir en el párrafo siguiente), podemos hallar también la demostración del fraude de manos del “Asombroso Randi” (el prestidigitador que ofrece un millón de dólares a quien le demuestre sus poderes paranormales):

“James Randi, ilusionista profesional y desmitifcador de los hechos
paranormales, afirma que Ted Serios es un impostor, y que las llamadas
fotografías del pensamiento las hace con la ayuda del mecanismo denominado
«gismo».Un «típico truco de Serios», descrito por Randi en su libro Flimflam! -
the truth about unicorns, parapsychology and other delusions (La verdad acerca
de los unicornios, la parapsicología y otros engaños) consiste en una lente
aumentadora de poco más de un centímetro de diámetro y una distancia focal de
cerca de 4 cm, fijada en el extremo de un cilindro de unos 4 cm de longitud. En
el otro extremo del cilindro se pega un trozo cortado en forma circular de una
diapositiva de color (por ejemplo una de 35 milímetros). Para evitar que alguien
lo note, el artefacto puede envolverse en un rollo de papel.Si se sostiene el
«gismo» con el extremo de la lente contra la palma de la mano, y se coloca muy
cerca del objetivo de una cámara Polaroid enfocada a infinito y disparando el
obturador, la imagen de la diapositiva quedará impresa en la película Polaroid.
Randi explica que, después de utilizado, el «gismo» puede extraerse fácilmente y
el rollo de papel, una vez vacío, ruede mostrarse para que lo examinen
libremente.Es posible tomar fotografías de este modo a pesar de que generalmente
resultan de poca calidad, justo igual que las «tomadas» por Serios. Sin embargo
el mostrar cómo lograr las imágenes es muy distinto de utilizar un mecanismo
óptico de este tipo cientos de veces sin ser descubierto. Y ni Randi ni ningún
otro de los censores de Ted Serios lo han hecho."


Aún no llego a comprender que quiere decir con la última frase.

Bueno, siguiendo con el ineludible texto del CEPE, y sin dejar del todo de lado a Teddy, nos comentan que tanto científicos Japoneses como Soviéticos estudiaron en su día casos parecidos a los de Ted.

Conclusiones variadas se obtuvieron:

“Científicos soviéticos dirigidos por G. P Krokhalev estuvieron intentando
demostrar, en el curso de diez años, que las alucinaciones no son ilusiones,
sino que son alzadas al espacio por la mente, en forma de radiaciones. Quisieron
fotografiar las alucinaciones capturando en una película virgen de radiaciones.
Es el principio de la fotografía psíquica.
El soviético V. Skurltov opinaba
que la alucinación se forma en la retina, como si fuera una representación
fotográfica, y podría reproducirse iluminando los ojos y reflejando los rayos en
una pantalla. Krokhalev trató de obtener fotografías de las alucinaciones, pero
fracasó. Tomó algunas precauciones, como era proteger los ojos con goggles, y
obtuvo algo más positivo. Falta aún un largo camino por recorrer en este
terreno, pero los científicos rusos se internaron ya en él.”


Espero que tengan éxito.

Una vez dicho esto, analicemos lo que estos científicos proponen. Generalmente, los espejismos son debidos a especiales condiciones ambientales. Por ejemplo, cuando miramos al mar, parece que este desaparece en un punto. Sin embargo, obviamente, no es así.

Las imágenes se producen debido a las reflexiones y refracciones de los rayos de luz sobre los objetos físicos. De estas reflexiones y refracciones, depende, por ejemplo, el color de los objetos. Esto es, se aprecian diferentes tonos sobre un mismo objeto simple y llanamente variando la luz (ATENCIÓN, INTERACTIVO, PRUÉBALO EN TU CASA).

Con estas premisas, si no existe un objeto físico sobre el cual los rayos lumínicos puedan rebotar o ser absorbidos, no se puede ver el objeto. Así de simple. Aunque tu retina sea excepcional, si no le llega luz, no le llegan imágenes.

Un dato interesante, a cuento de la variación de la cantidad de luz, es el por qué en la oscuridad todos los gatos son pardos.

“¿POR QUE EN LA OSCURIDAD TODOS LOS GATOS SON PARDOS?
Un físico diría que "en la oscuridad todos los gatos son negros", puesto que cuando no hay luz no se ve ningún objeto. Pero el refrán no se refiere a la oscuridad absoluta, sino a la ordinaria, es decir, a una iluminación débil. El refrán dice exactamente que "de noche todos los gatos son pardos". El sentido inicial y directo de este refrán es que, cuando hay poca luz, el ojo humano deja de distinguir los colores y todas las cosas parecen pardas. ¿Es verdad esto? ¿Es posible que tanto una bandera roja como las hojas verdes de los árboles parezcan pardas? Esto es fácil de comprobar. Todo el que haya intentado distinguir el color de los objetos
en la semioscuridad se habrá dado cuenta de que las diferencias de colores desaparecen y todas las cosas parecen más o menos grises-oscuras; lo mismo un cobertor rojo, que el papel azulado de la pared o que las flores violetas y las hojas verdes. "Los rayos solares - leemos en "La Carta" de Chéjov - no penetraban a través de las cortinas, la habitación estaba oscura hasta tal punto que todas las rosas del ramo grande parecían del mismo color". Los experimentos físicos exactos confirman totalmente esta observación. Si una superficie pintada se ilumina
con una luz blanca débil (o una superficie blanca se ilumina con luz color) y se hace que la intensidad de ésta vaya aumentando paulatinamente, el ojo percibirá al principio un color gris sin ninguna tonalidad. Cuando la luz aumente hasta un grado determinado el ojo comenzará a notar que la superficie tiene color. Este grado de iluminación se llama "umbral inferior de percepción de los colores". De
esta forma, el sentido literal y exacto del refrán (que existe en muchos idiomas) es el de que por debajo del umbral inferior de percepción de los colores todos los objetos parecen pardos. Se ha descubierto que también existe un umbral superior de percepción de los colores. Cuando la iluminación es extraordinariamente brillante el ojo humano vuelve a ser incapaz de distinguir los matices de los
colores; entonces todas las superficies de color parecen blancas.”

Esto es todo por ahora. Supongo que no me llevará demasiado tiempo el siguiente texto del CEPE.

De vuelta

Poco he podido hacer en estas dos semanitas que no fuera colocar cajas, montar muebles o buscar parafernalias varias. Ahora, un poco más ubicado, y con la inestimable ayuda de una conexión a Internet, continuaré con los textos (a ver si acabo el de "Cuentos Parapsicológicos") a la par que estudio "Introducción a la Física General"... esa gran desconocida.




© 2006 Master Of Puppets | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.
Learn how to make money online | First Aid and Health Information at Medical Health