Lo de Bélmez ya no es normal

Esta madrugada, en el programa 7 días 7 noches de Antena 3, se emitió un reportaje sobre las caras de Bélmez.

En él, Pedro Amorós y Rafa Fernández, armados con una cara más dura que el hormigón, dijeron que los análisis del laboratorio privado Johnson de Castellón (¿existirá?) demostraban que las caras de Bélmez no pueden ser replicadas. Una mentira del tamaño de una casa que aflora a partir de una interpretación muy interesada del análisis. Esto viene muy al pelo de lo que comentaba en la entrada anterior.

Aunque pueda parecer un chiste, las caras de Bélmez son manchas de humedad. Según explica Francisco Máñez, que por mucho que digan, ha realizado caras como las de Bélmez, lo primero que hay que hacer, es hidratar el suelo. Tras dejarlo secar un rato, se buscan manchas que nos recuerden vagamente a caras, y se retocan. Se retocan humedades para asemejarlas a caras, y para ello se utiliza agua, aunque también se pueden utilizar una amplia gama de compuestos. Ésto no lo pueden desacreditar con un simple análisis de la composición del suelo.

Los ingredientes más conocidos del método Máñez son agua y aceite. Según el propio Rafa Fernández:

Lo único que aparece en el análisis es una pequeña parte de aceite “que aplicamos al suelo al principio”, aunque en la estructura molecular “no hay nada”.

Además, todo el mundo recordará esta foto en la que Pedro Amorós sale baldando el suelo con una solución de agua y aceite, supongo:

Pedro Amorós realizando el primer paso del método Máñez


Así como que a nadie le pasarán desapercibidas esa baldas llenas de agua que utilizan para mantener una humedad alta (fotografía por cortesía de Pedro Gimeno):

Baldas para mantener la humedad ambiental alta.


Según Pedro Fernández, otro miembro de la SEIP que se dedica a investigar las caras de Bélmez, y que en breve sacará un libro con sus investigaciones en las que seguramente concluirá que “todo es un misterio”, y tal como nos lo comenta Lola en su crónica de las Jornadas SEIP de parapsicología, concretamente en la de Bélmez:

Querían reproducir el fenómeno, y lo intentaron en lo que llamaron "Proyecto Génesis", que venía a decir que para que surgieran las caras hacían falta tres factores:
  • El Suelo.
  • La Humedad de la casa y la hidratación superficial.
  • Una inteligencia ("fuera lo que fuera") que moldearan las caras.

Ya tenemos el suelo, un suelo normal de acuerdo a los análisis de composición. Tenemos un alto grado de humedad mantenido por la SEIP hidratando ese suelo a menudo y mediante el uso de baldas llenas de agua. Y la única inteligencia que conocemos que puede pintar caritas, es la humana, de la que tenemos pruebas de cómo lo hace. Lo tenemos todo. El fraude es la hipótesis más plausible con diferencia, con mucha diferencia, al resto de hipótesis... lo que no quiere decir que sea la verdadera, claro.

Esto, por supuesto, lo podemos adornar diciendo que unos análisis de la composición del suelo prueban lo que en realidad no prueban (tendrían que probar que las manchas no son humedades). Es muy fácil.

Ahora, esperaremos a ver las reacciones. Lo veo venir: “los análisis químicos demuestran que las caras de Bélmez son paranormales”. Eso, claro está, siempre que interpretes los análisis con el culo.
P. D.: Se dijo desde el primer momento en que se anunciaron esos análisis, que no servirían para despejar la duda de la manufactura. Así ha sido.

0 Responses to “Lo de Bélmez ya no es normal”

Publicar un comentario



© 2006 Master Of Puppets | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.
Learn how to make money online | First Aid and Health Information at Medical Health