Entrevista a un escéptico tópico

Todo el mundo sabe que los escépticos son unas "personas" que niegan obviedades que se presentan como tales ante sus mismas narices. Esto lo hacen tanto sobre afirmaciones extraordinarias como sobre las ordinarias. Así, a pesar de lo evidente de su malsano carácter, que no en pocas ocasiones deviene en trastornos de índole sexual, y que indica un claro desdén por el bien de los demás, ellos niegan hipócritamente dicha actitud. El "conócete a ti mismo" les suena a chino (excepto a los escépticos chinos. A ellos les suena a un idioma que ni siquiera sé escribir). Y, dada esa incapacidad crítica que les asola, son incapaces de progresar como individuos y como grupo social. Sólo hay que hacer notar que muchos de ellos repudian el vegetarianismo, signo prístino de su cavernarismo.

Pero también es cierto que la imagen que se ve de estos escépticos pueda no ser la real. Es decir, que en los juicios que emitimos sobre ellos exista una gran carga subjetiva, además de un superlativo desconocimiento sobre sus costumbres, tradiciones,... Al fin y al cabo, existen algunos documentales sobre escepticismo, pero ninguno que trate al escéptico en sí.

Así que hemos creído conveniente entrevistar a un escéptico tópico y enfrentar la errónea concepción que tiene de sí mismo con la que nosotros tenemos de ellos, a fin de conocer más sobre semejantes criaturas. Por supuesto, no podemos confiar en su honradez u honestidad a la hora de hablarnos de temas ajenos a sí mismo, poco vamos a suponer su sinceridad hablándonos exclusivamente de él y de sus ideologías. Por eso le hemos inoculado la misma droga que le inyectan a Arnold Schwarzenneger en Mentiras Arriesgadas.

Entrevista a un escéptico tópico

Vamos a entrevistar a un escéptico tópico que se ha prestado, voluntariamente (al menos hasta que le comunicamos que se nos habían acabado las jeringuillas y teníamos que utilizar un supositorio para el suero de la verdad), a dicha empresa. Debido a las represalias que puedan tomar diversos grupos de escépticos organizados, aludiremos a él por el pseudónimo de "Adolfo Mussolinni Bahamonde" (abreviado: AMB). Comencemos.

Entrevistador- AMB, es usted un escéptico nigeriano, aunque afincado en nuestro país, militante en un partido de ultraderecha y socio de varias asociaciones fascistas. ¿Ha pensado alguna vez en suiciarse? Quiero decir, ¿no es un poco paradójico que un extranjero negro, judío y homosexual milite en un partido ultraderechista que clama la xenofobia y homofobia, y sea miembro de diversas asociaciones de corte fascista que promocionan el nazismo y la negación del Holocausto?

AMB- Puede parecer parodójico, cierto, pero hemos de tener en cuenta que la única forma de eliminar barreras y progresar es desde los más hondos prejuicios y odios irracionales.

Ent- Ejem, sí... Muchos "magufos" opinan que ustedes son simples negadores por sistema. ¿Cree que están acertados?

AMB- No.

Ent- También afirman que su actitud en lo referente a la "ciencia de vanguardia" no es la idónea, llegando incluso a considerar que, si en sus manos hubiese estado, la concepción cosmológica predominante sería aquella que situaba una Tierra plana en el centro del Universo.

AMB- Se suelen decir y presuponer muchas cosas acerca de las ideas que los escépticos tópicos tenemos o dejamos de tener. La del geocentrismo es sólo una de ellas. Si bien es cierto que, salvo algún transfuga, tenemos una idea de la Tierra como una planicie, es completamente falsa la afirmación sobre su posición central en el conjunto del Universo.

Ent- Es decir, aunque no consideran que la Tierra está en el centro, sí consideran que es plana. ¿Tienen alguna consideración de este tipo sobre la mecánica newtoniana?

AMB- Por supuesto. Todo el mundo sabe que Newton dedicaba su tiempo libre a practicar la alquimia y a buscar códigos en la Biblia, lo que lo convierte en un magufo irredento, y, por lo tanto, todo, absolutamente todo lo que él diga, es completamente falso.

Ent- Entonces, ¿cómo explican ustedes el movimiento planetario?

AMB- Pues como debe ser, desde la razón y el cálculo, por un sistema de esferas homocéntricas, en concreto diez.

Ent- Pero, ¿cómo? Es decir, ¿se pueden explicar las órbitas que se observan tan sólo con diez esferas homocéntricas?

AMB- Eh, eh, no, no, no. El movimiento de los planetas es aparente. Nos parece observar, por ejemplo, que los planetas se retrogradan desde nuestro punto de vista, aquí, en la Tierra plana, o que su luminosidad varía. Sin embargo, esto no es así. De hecho, Einstein, rechazaba los fundamentos observacionales de la astronomía moderna, y decía que para hallar la composición verdadera del Universo, debíamos hacer un estudio teórico alejado del empirismo.

Ent- ¿Dónde?

AMB- Verá, existe un fenómeno llamado pareidolia que hace que asignemos esos movimientos de retrogradación y variaciones luminosas a los movimientos circulares y uniformes de los planetas. Así, un día Venus está aquí, otro día está allí, etc. Por eso precisamente se les llama "planetas", que en griego viene a significar "errantes", porque parecía que su movimiento era caótico. Por eso, muchos de los ovnis se pueden explicar por el fenómeno de paraedolia con respecto a Venus. Recuerde, si ve un ovni, es Venus.

Ent- Ajá.

AMB- Durante años se pensó que las teorías sobre que la Tierra no ocupaba el centro del Universo eran erróneas. De hecho, es de todos conocido la persecución eclesiástica referente a este tema. Se pensaba que la Tierra estaría en el centro, en un lugar donde ninguna fuerza la impulsase hacia ninguna dirección preferente sobre otra. Sin embargo, el siglo de las luces iluminó las teorías cosmológicas y nos proporcionó respuestas. La Tierra reposa sobre cuatro elefantes.

Ent- ... Y los elefantes, ¿no se caerían?

AMB- No. Se posan en el caparazón de una tortuga.

Ent- ¡¿Y la tortuga?!

AMB- La tortuga vuela.

Ent- ... En fin, ¿puede aclarar un poco más sus ideas astronómicas?

AMB- A ver. La Tierra, como he dicho, es plana. Esta Tierra plana descansaría sobre un gran mar, es decir, sobre abundante agua. Esta es la idea que defendía Tales de Mileto, el primer filósofo propiamente dicho, un gran sabio que predijo un eclipse solar, pese a que para semejante acto debería haber conocido la esferidad de la Tierra, su posición en ella y las distancias relativas de la Luna y el Sol, así como el tamaño de esos astros. Era imposible que conociese que la Tierra era esférica, claro, porque no lo es; lo que no hace sino añadir más espectacularidad a su predicción. Si él creía que la Tierra era un disco que descansaba sobre agua, quiénes somos nosotros para dudar de su criterio, ¿verdad?

Ent- ¿Escépticos...?

AMB- Pero, Tales, como todos nosotros, era humano. Y los humanos a veces cometemos errores. Según el esquema dibujado por Tales, el agua desbordaba y se caía. Entonces, se necesitaban diques que impidiesen que se cayese.

Ent- ¿Diques?

AMB- En efecto. Así se mantenía constante la cantidad de agua. Todo esto sería sostenido por los cuatro elefantes, que reposarían sobre la tortuga voladora. Aunque la idea de los diques es bastante novedosa, y todavía se suele representar la Tierra sin ellos.

Ent- Ya veo... En otro orden de cosas... ¿creen que es acertado el calificativo de "inquisidores" cuando los "magufos" se refieren a los escépticos?

AMB- Por supuesto. De hecho, y esta es una anécdota que cuento en todas las reuniones conspiracionistas escépticas, uno de los que prendieron la pila donde se quemó a Galileo por defender el heliocentrismo era pariente mío.

Ent- ¿Es cierta la suposición de algunos "magufos" de las relaciones entre asociaciones escépticas y grupos ultrareligiosos como el Opus Dei?

AMB- Muy cierto.

Ent- Sin embargo, los escépticos, o la gran mayoría de ellos, son ateos, ¿no es así?

AMB- Bueno, no es un Dios o la carencia de él lo que nos une, sino la ambición de mantener y difundir el pensamiento único. La discrepancia es siempre signo de debilidad. Ya lo dice el refrán: divide y vencerás. Los grupos de escépticos, así como muchos grupos religiosos, todos los que se precien, intervienen o pretenden intervenir en política. Porque en la política está el poder. Es lo que se ansía desde cualquier grupo organizado de escépticos. Hemos de tener en cuenta que el conocimiento es muchas veces apariencia de conocimiento. Esto nos quiere decir dos cosas: 1) hemos de ser cuidadosos a la hora de acercarnos a ese conocimiento, armándonos con herramientas metodológicas que mitiguen esa apariencia. 2) Es posible hacer pasar por conocimiento lo que sólo es apariencia, pero para ello debemos eleminar los medios de control independientes y controlar los medios de difusión, lo que pasa por controlar el mundo.

Ent- Es decir, que, en el fondo, lo que quieren es controlar el mundo.

AMB- Sí. Pero por el bien de la humanidad (bueno, y un poco de espíritu "malo de cómics Marvel" que todos llevamos dentro), no por nuestro bien particular, o no sólo. Queremos controlar la información, en principio, para poder decidir qué es o qué no es científico, eludiendo cualquier control (que no sea el nuestro, claro). De ese modo, la multitud es fácilmente manipulable y, donde unos buscan oro, otros buscan poder, o notoriedad, o todo eso.

Ent- Es decir, quieren difundir información falsa con fines económicos o ególatras. Pero, ¿no es eso lo que critican a los "magufos"?

AMB- Sí. Pero ha de tener en cuenta que yo soy un "escéptico tópico", es decir, tengo los rasgos normales de un magufo, pero magnificados hasta el paroxismo, y, además, estoy aderezado con todo tipo de ideologías rechazables desde la mayor parte de los puntos de vista, porque así soy menos humano y es más fácil dejarme de lado. He de ser dogmático y negativista, hipócrita, trasmitir conocimientos que ni siquiera yo mismo puedo creer, es decir, que sé que son falsos pero aún así los defiendo, porque tengo un objetivo por el que mentir e increpar, o intoxicar, son lícitos, por lo menos para mi decrépita moral. Soy soez, irrespetuoso, ignorante, represor, fascista, partidario del pensamiento único, del inmovilismo, violento con los discrepantes, destructivo, ciego de mí mismo, egoísta, crédulo como nadie, corformista y chaquetero. Las críticas que yo hago, han de poder ser revertidas hacia mí, pero de forma que resulte evidente que lo que estoy criticando también se aplica a lo que defiendo, con lo que "veo la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio". Además, mi crítica es salvaje y demuestra mi poca catadura moral y falta de empatía, es decir, me deshumaniza todavía más, con lo que muchas cosas que normalmente no serían lícitas (e incluso legales) contra mí, ahora lo son. También soy cruel con los animales y mi visión racional de las cosas obnuvila mis sentimientos ya que, como uno de mis rasgos magufos magnificados se encuentra prescisamente ése, el de no saber discernir entre la esfera de la racionalidad y la de los sentimientos. Así, no podré ni amar ni simpatizar, y el humor que maneje será un humor o macabro o degradante, pero en ambos casos hiriente, indignante y sin gracia.

Ent- Ya veo... A parte de sus ansias de conquistar el mundo, ¿hay algo más que les mueva a cometer semejantes actos contra la Humanidad?

AMB- Sí. Envidia. Una profunda envidia hacia todos los himbestigadores de lo paranormal. Envidiamos no sólo su inteligencia y su mentalidad abierta, sino también su porte, su dominio de las letras, su fructífera imaginación, su profesionalidad y su posición dentro de dicha profesión, su poder de convicción y, sobretodo, su dinero. Aunque ellos lo utilicen para financiar sus hinbestigaciones, es notable el hecho de que tienen bastante. Quiero decir, no todo el mundo se puede permitir viajar por medio Estado español (anteriormente conocido como España) haciendo hinbestigaciones de campo. Para eso hay que vivir un poco, aunque sólo sea un poco, holgadamente, y permitirse el lujo de tener tiempo libre.

Ent- Ajá. Bueno, creo que ya ha quedado suficientemente retratado, así que cambiemos de tercio. ¿Qué opina de la Sábana Santa de Turín?

AMB- Bueno, opino que Jesucristo nunca existió, así que, ¿qué voy a opinar sobre su sudario? Pues que es falso, obviamente.

Ent- Y las asombrosas relaciones numéricas existentes entre algunas medidas de la Gran Pirámide de Gizeh y, por ejemplo, la distancia de la Tierra al Sol, ¿qué opinión le merecen?

AMB- Tan sólo se trata de una asombrosa casualidad. Las pirámides fueron construidas por morporitas, habitantes de Ankh-morpork, un planeta situado a quinientos millones de años luz de la Tierra. Sabemos por numerosos escritos que nos han dejado que, aunque dominaban los viajes interestelares, eran profundamente ignorantes sobre las distancias entre astros. De hecho, cuando llegaron a la Tierra, lo hicieron famélicos, porque el viaje fue mucho más largo de lo que habían previsto. Para los morporitas, la Luna y el Sol tenían el tamaño exacto con el que son observados desde aquí, cuando cualquier persona medianamente informada sabe que tienen por lo menos el doble de ese tamaño.

Ent- ¿Cree que la homeopatía puede tener base científica?

AMB- Desde luego que no. La ciencia tiene como objetivo observar y estudiar los fenómenos, pero sólo aquellos que tengan una aplicación práctica y puedan entrar en el mercado. La homeopatía es, al fin y al cabo, agua, con lo que el coste de los preparados homeopáticos es realmente ínfimo. Ésto acabaría con la industria farmacéutica, sobre la que los escépticos tienen mucho interés, pues es una de sus fuentes de ingresos. Seguro que alguna vez han oído a un escéptico decir "no vaya al homeópata, vaya al médico", quien probablemente le recetará algún fármaco. Ésto sólo es explicable, dado que el escéptico es, ante todo, animal de rapiña, y no se preocupa por el bienestar de nadie más que él, porque las grandes empresas farmacéuticas pagan para que se las defienda y promocione en detrimento de la homeopatía o cualquier otra forma de curanderismo. Estoy convencido de que jamás escuchará a un escéptico animar a la compra de genéricos.

Ent- ¿Cuál es su opinión sobre las caras de Bélmez®?

AMB- Mi condición de escéptico me obliga a decirle que se nota a la legua que son falsas. Pero, personalmente, creo que son verdaderas. Si fuesen un fraude, se lo habrían currado mucho más, con dibujos mejor elaborados, y no tendrían la desvergüenza de presentar algo tan cutre al público, ¿no cree?

Ent- ¿Cree que nos visitan los extraterrestres?

AMB- No. Los muy cabrones ni llaman. Un mensaje en el móvil en Año Nuevo, y nada más.

Ent- Bueno, ya para terminar, ¿qué opina sobre las psicofonías?

AMB- Que se las podrían currar más.





La Tierra según Terry Pratchett, autor de la obra en la que se basan todas las ideas escépticas




© 2006 Master Of Puppets | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.
Learn how to make money online | First Aid and Health Information at Medical Health