Absurda y ridículamente repetitivo

«Los negativos y las copias de contacto fueron sometidos por expertos a las pruebas más exhaustivas conocidas por la ciencia fotográfica. Muchos de ellos se mostraron abiertamente escépticos. Dichas pruebas demuestran, sin ninguna duda, que eran placas de una sola exposición y que, además, no mostraban ningún rastro de los innumerables trucos conocidos.»[...] dicho fraude sólo sería posible «empleando procesos altamente especializados y artísticos».
[...] se muestra convencido de que las posibilidades en favor de la autenticidad no son menores a un 80%
[...] «Cualquier duda que hubiese subsistido en mi mente en cuanto a la honestidad fue totalmente superada, ya que... esas imágenes de ninguna manera podían ser falsas».
[...] los expertos juran que las fotografías no son falsas.[1]

Las fotografías a las que se refieren estas citas no son las del fraude de las crías del camposanto, auspiciado, perpetrado y/o descubierto, hay versiones para todos los gustos, por Iker Jiménez, sino de las hadas de Cottingley. Tan asombroso parecido no es casual, sino la consecuencia de la evidente falta de innovación en el mundo del misterio, un eufemismo tan bueno como cualquier otro para referirse a un conjunto de creencias por lo demás inconexas (o generalmente inconexas). El mundo del misterio es absurda y ridículamente repetitivo...


[1] Randi, J., 1994, Fraudes paranormales, Tikal, Girona, pp. 17-18

Etiquetas: , , , ,

4 Responses to “Absurda y ridículamente repetitivo”

  1. # Anonymous Satur

    Si el timo de la estampita aún funciona, ¿por qué no éste? ;)  

  2. # Anonymous Ricardo Campo Pérez

    La cita que reproduces de Randi es de Conan Doyle, si no recuerdo mal. El criterio de la "honestidad" de las niñas estaba influido por la pertencencia de éstas a la clase acomodada, que por entonces contaba...

    Igual que con tantos otros temas, ni aunque Arthur hubiese visto recortando a las niñas las hadas de cartulina se habría convencido del fraude: habría pensado que en otros casos no era así.  

  3. # Blogger V for Vancouver

    La primera vez que ví las fotografías de las hadas era yo un crío; he de haber tenido unos 6 o 7 años y era fácilmente impresionable. Me las ensenó un tío que creía a pie juntillas en lo paranormal.
    Recuerdo claramente que ví las fotos y dije "¿por qué hay dibujos enfrente de la niña?" Mi tío me miró, miró las fotos, y me dijo que no eran dibujos, sino hadas verdaderas. Y yo repliqué que no sabía que las hadas fueran de cartulina. Mi tío nunca más me volvió a presentar fotografías y yo volqué mi atención a un juego de química que me regalaron.

    Vuelvo a ver las fotos y para mí es muy evidente: mientras que la niña es real, las hadas están muy planas.  

  4. # Blogger Señor Cara de Póker

    "Igual que con tantos otros temas, ni aunque Arthur hubiese visto recortando a las niñas las hadas de cartulina se habría convencido del fraude: habría pensado que en otros casos no era así."

    Es el mantra de los pseudocientíficos: "el 99% es un fraude, pero hay un 1% que..."; un 1% decidido arbitrariamente y justificado por "la emoción de creer que pueda ser verdad".

    "Vuelvo a ver las fotos y para mí es muy evidente: mientras que la niña es real, las hadas están muy planas."

    A mí me recuerdan a la película ¿Quién engañó a Roger Rabbit?. Pero, claro, en aquella época estos trucos quizás no eran tan, tan evidentes. En cambio lo de las crías del camposanto de Iker Jiménez es un canto a voz en pecho a la ignorancia en cuanto a las maravillas de la infografía moderna. Que alguien le creyese en su momento y le siga creyendo ahora cuando dice que era un fraude dificilisísimo de perpetrar es algo incomprensible para mí.  

Publicar un comentario en la entrada



© 2006 Master Of Puppets | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.
Learn how to make money online | First Aid and Health Information at Medical Health